Blog

¿Qué es el aceite de CBD?

El aceite de CBD es una mezcla entre un aceite refinado de uso comercial, como lo puede ser el aceite de oliva o de cáñamo; y un extracto puro de CBD, generalmente en forma de pasta. Estos aceites son 100% naturales y no suelen contener en su composición ninguna sustancia química o artificial. Como cualquier otro aceite, su conservación es básica y deberá mantenerse protegido de la luz solar, del calor y en un lugar fresco, para mantener de esta manera sus propiedades en el tiempo.

El aceite de CBD puede estar en forma líquida para fines medicinales, dentro de cosméticos como un componente de las cremas o incluso en la industria alimentaria como aceite comestible en sí o formando parte de la composición de algún alimento.

Es común ver en el mercado, que junto al nombre de aceite de CBD se indiquen las palabras “purificado” o “crudo” y esto solo hace referencia al método de obtención de la pasta de CBD para mezclar y hacer el aceite. Por ejemplo, en los aceites crudos la sustancia de interés, en este caso el CBD, se extrae directamente de la planta y se mezcla con el aceite vegetal que servirá como vehículo o excipiente de la formulación, de allí que la coloración pueda ser verde oscuro y su concentración no está definida. Los aceites purificados en cambio, llevan procesos adicionales como filtrado o una segunda extracción para eliminar parte de las impurezas presentes en la planta y dar un acabado más estético al aceite final, de allí que declaren una concentración de CBD conocida, su color sea más claro y su apariencia más homogénea y líquida.

¿Y qué significa CBD?

El CBD son las siglas de cannabidiol, un compuesto cannabinoide que se extrae de la planta del cannabis. Dentro de esta especie de plantas se pueden encontrar más de 100 compuestos cannabinoides diferentes, todos estos a pesar de tener estructuras químicas muy similares, poseen efectos diferentes a nivel del Sistema Endocannabinoide, sistema compuesto por un conjunto de receptores localizados en el Sistema Nervioso Central e involucrados con sensaciones corporales y procesos fisiológicos, tales como el apetito, el dolor, la memoria, los estados de ánimo, entre otros.

Hasta los momentos, de los más de 100 cannabinoides conocidos, tres han sido los que han obtenido relevancia en el ámbito sanitario:

  • THC (delta 9 tetrahidrocannabinol) es el cannabinoide más conocido gracias a sus efectos psicoactivos de estimulación del apetito, alteración en el sentido de la vista, oído, olfato y el estado de ánimo, en general. Además, tiene un efecto analgésico y de relajación, es decir, este es el compuesto responsable de los efectos lúdicos del Cannabis.
  • CBN (cannabinol) es otro metabolito producido por la planta cannabis y además es un producto de la degradación del THC, por lo cual mantiene parte de sus efectos psicoactivos, pero en menor proporción. Es frecuentemente empleado como sedante.
  • CBD (cannabidiol) por su parte es un cannabinoide no psicoactivo que se está estudiando a profundidad ya que se considera como una sustancia más versátil y viable, con un amplio espectro de aplicaciones médicas sin los efectos nocivos del THC.

El cannabis un nombre conocido

Seguramente el nombre de Cannabis os es familiar y es que, esta planta popularmente llamada “marihuana” es conocida por sus usos medicinales y lúdicos y ha estado muy en boga los últimos años debido a sus diferentes usos y la legalización en algunos países. Aunque el CBD también viene de la planta de especie Cannabis, no posee relación con los efectos psicoactivos, ya que la mayoría de estos se derivan del THC. En la actualidad muchos agricultores han desarrollado técnicas de cultivo especializadas y basadas en la agricultura genética para obtener plantas cuyo contenido de CBD sea excepcionalmente alto con un mínimo o nulo contenido de THC.

De hecho, la marihuana cultivada con fines lúdicos tiene niveles más altos de THC en comparación a los de CBD. Mientras que, el cáñamo, nombre industrial que se le ha dado a la planta de especie Cannabis es cultivada para obtener mayores niveles de CBD, contra los del THC.

¿Cuál es el Sistema Endocannabinoide?

Nuestro organismo está compuesto por diferentes sistemas que se encargan de regular todas las funciones que lleva a cabo, uno de esos sistemas es llamado el sistema endocannabinoide, también conocido por sus siglas SEC. Este sistema está compuesto por (hasta ahora) dos receptores denominados CB1 y CB2, a los cuales se les une un ligando para desencadenar una repuesta fisiológica determinada. Para que os sea más fácil de comprender, es como tener una compleja cerradura (los receptores), a los cuales solo ciertas y determinadas llaves (ligandos) pueden encajar para girar y abrir la puerta (respuesta fisiológica).

Los ligandos que se pueden unir a estos receptores si bien son producidos dentro del mismo cuerpo, de allí el prefijo “endo” con que se denota este sistema, las sustancias producidas por las plantas de especie cannabis también tienen una estructura similar que, al ser consumidas, le permiten actuar como ligandos. Se ha estudiado que los receptores del tipo CB1 tienen afinidad por ligandos similares a la anandamida, un neurotransmisor sintetizada en el cerebro y cuya acción fisiológica principal está asociada a la felicidad. De hecho, su nombre “ananda” es una palabra en sánscrito que significa alegría, felicidad suprema. Justamente, sobre este receptor CB1 actúa el THC, sustancia exógena al organismo cuya estructura es muy similar a la de la anandamida.

Por su parte el receptor CB2, tiene como ligando endógeno al 2-araquidonilglicerol también conocido como (2-AG) y está más relacionado a la función del dolor y al sistema inmune, y es sobre este receptor que actúa el CBD, el cual vendría siendo el ligando exógeno similar al 2-AG.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *