Blog

¿Puede el CBD ayudar a dejar de fumar?

El CBD es una sustancia especifica proveniente del cannabis y en resumen es la responsable de daros todos los beneficios médicos del cannabis sin que os sentáis “colocados”, esos efectos son responsabilidad del THC otra sustancia que también está presente dentro de esa planta.

En general el fumar es un mal hábito, no solamente por la toxicidad que representa la nicotina, sino que vuestros pulmones no están diseñados para lidiar con el humo y la práctica de fumar. Al encender un cigarrillo la temperatura que se alcanza por la combustión es alta para los pulmones lo que resulta en una situación de estrés para estos órganos vitales y el organismo en general.

Entonces la idea es que vosotros evitéis que el cuerpo pase por todas estas estresantes y desagradables situaciones y en el aceite de CBD podéis encontrar una alternativa. Paradójicamente, una de las formas de consumir el CBD es a través de la inhalación lo cual es una forma de “fumar”, pero existe la diferencia que el CBD se consume a través del vapor, es decir se vapea.

Al vapear CBD la temperatura alcanzada es mucho menor que en la combustión al encender el cigarrillo o porro, de allí parte de los beneficios que ocasiona esta práctica y, podéis obtener lo mejor de ambos mundos: podéis continuar “fumando” a la vez que vais a disminuir la adicción a los cigarrillos.

En uno de los tantos estudios realizados sobre el tema se escogieron a 24 fumadores que fueron divididos en dos grupos, al primer grupo se le dieron inhaladores con CBD y al segundo grupo inhaladores con placebo. A ambos grupos se les dio la instrucción que debían usar los inhaladores cada vez que sintieran ganas de fumar y el estudio tendría una duración de 7 días. El grupo al cual se les dio placebo no modificaron sus hábitos tabáquicos, mientras que aquellos que usaron el CBD consumieron un 40% menos “cigarrillos”.

Resumiendo, debéis recordar que no es la planta como tal lo que causa daño, sino el proceso de hacerla arder a altas temperaturas. Lo cual podéis mejorarlo usando vaporizadores que causan menores daños en los pulmones por calentar el aceite a una temperatura más baja.  

Muchos de vosotros podéis encontrar placer en el hábito de fumar, entendiéndolo como tomar un descanso y llevarse un cigarrillo a la boca, lo cual lo podéis seguir haciendo al vapear, con la misma acción de inhalar y exhalar.

El CBD contra la nicotina

La serotonina es un neurotransmisor responsable de causar sensaciones positivas como el sentirse bien y la felicidad. Los cartuchos de nicotina liberan serotonina lo que se traduce en sensaciones de placer y bienestar, lo cual a su vez se asocia a la práctica de fumar. No obstante, hay una trampa y es que la nicotina comienza a disminuir los niveles de serotonina a nivel cerebral, lo que os hace sentir con poca energía, con fatiga, ansiedad y depresión; por lo cual vais a necesitar una siguiente fumada.

Este comportamiento se hace cíclico y la adicción natural a los picos de serotonina que ofrece la nicotina es lo que hace tan difícil que las personas salgan de la práctica del fumar. Además del impacto emocional al cual está asociada la nicotina, la memoria celular hace su efecto y el cerebro tiende a crear conexiones que no son ni fáciles ni rápidas de eliminar.

El CBD tiene entre sus ventajas que activa los receptores cerebrales de la serotonina, lo cual aumenta la cantidad de serotonina que es captada (parte de esto es porque el aceite de CBD también se considera que tiene potencial antidepresivo). Así que, el aceite de CBD os va a ayudar a reducir además la ansiedad, el estrés y la irritabilidad asociada al no fumar.

Si el no fumar y/o consumir nicotina os causa dolor de cabeza, el CBD tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que pueden ayudar a contrarrestar esto. Y si lo usáis para relajaros y conciliar el sueño en las noches, el CBD también tiene efectos para mejorar los patrones del sueño.

Si, puede ser difícil de creer todas las bondades que tiene esta sustancia y el por qué no se ha diseminado más a nivel mundial, sobre todo por el hecho de que sus efectos adversos son bastante inofensivos y desaparecen al disminuir la dosis o eliminar el consumo.

¿Cómo consumir el CBD para dejar de fumar?

Si bien es cierto que el vapeo es una de las formas más comunes, hay otros formatos disponibles para que consumáis el aceite de CBD.

Aquellos de vosotros que estéis buscando parar con el hábito de fumar por completo, incluido el acto, pueden encontrar buenas respuestas terapéuticas con el consumo del aceite o tintura de CBD, por medio de gotas o spray sublingual. Y, aunque con las gotas no vais a sentir el efecto tan rápido como con la inhalación, el efecto de “alivio” ocurre y puede perdurar por más tiempo.

El CBD consumido oralmente se recomienda administrarlo por la vía sublingual, donde es absorbido por la sangre luego de que pasa a través de la delgada membrana bajo vuestra lengua, de allí al sistema gastrointestinal donde se absorbe y comienza a hacer el efecto. Todo este recorrido dura entre 30 minutos y una hora, lo cual tampoco es un tiempo excepcionalmente largo. Dosis de una o dos veces al día son necesarias y los frascos que contienen este aceite o tintura son discreto y pequeños, por lo cual lo podéis tener con vosotros durante todo el día.

Otros productos que contienen CBD son los masticables y las capsulas, los cuales podéis incorporar en vuestra rutina como un suplemento con potencial analgésico, antiinflamatorio o un liberador de serotonina. Gracias a que por esta vía se requiere un proceso de digestión y metabolización, los beneficios los podéis comenzar a sentir luego de una hora de consumido pero el efecto os puede durar el día completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *