Blog

¿Es seguro usar aceite de CBD durante el embarazo y la lactancia? ¡Descubre aquí los riesgos y consecuencias!

Con el paso del tiempo el aceite de CBD ha ganado muchísima popularidad debido a sus diversas propiedades medicinales para el tratamiento de algunas dolencias y enfermedades, pero ¿será algo seguro para una mujer embarazada? No es un secreto para nadie que durante el embarazo las mujeres pueden experimentar síntomas muy molestos como náuseas, mareos, cambios de humor, migraña y hasta depresión. Y es muy fácil conseguir diversos productos de CBD en el mercado, desde gomitas masticables, dulces, lociones, capsulas, tinturas, hasta parches transdérmicos y vapeadores, pero deberéis saber que ninguno a excepción del Epidiolex  – que es utilizado para tratar dos tipos de epilepsia (el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet) –  ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) o regulado en términos de dosificación, formulación y método de entrega.

De tal forma, aunque se ha demostrado que el aceite de CBD en su estado puro no parecer ser capaz de generar efectos psicoactivos, a ciencia cierta no existen investigaciones que respalden que sea seguro para mujeres que se encuentran estado de embarazo o lactancia.

¿Qué es el aceite de CBD?

El aceite de cannabidiol (CBD) es uno de los tantos compuestos que proviene de la planta del cannabis o del cáñamo. Se labora extrayendo la esencia directamente de la planta y diluyéndola generalmente en un aceite comestible. En contraste con la famosa marihuana que posee un alto contenido de tetrahidrocannabinol (THC), el CBD no causa ningún tipo de adicción o efecto psicoactivo.

¿Para qué se usa el aceite de CBD?

El CBD no es un producto milagroso, pero si es cierto que puede ser utilizado para tratar los síntomas de varias enfermedades como la epilepsia, esquizofrenia, el Parkinson, la esclerosis, la ansiedad e incluso la depresión. La eficacia de este componente yace en que nuestro organismo posee un sistema endocannabinoide constituido por sustancias neurotransmisoras y receptores celulares que se encargan de regular funciones fisiológicas (el sueño, el apetito, el dolor, etc.) y el CBD tiene la habilidad de inhibir la emisión de las señales nerviosas que forman de dicho sistema. Por consiguiente, puede parecer una especie de medicamento antidepresivo, anticonvulsionante y antinflamatorio, sin generar los efectos secundarios que suelen aparecer al tomar lo que se receta normalmente.

¿Es seguro usar el aceite de CBD durante el embarazo?

Como os habemos dicho en un principio, no hay suficiente investigación para determinar si efectivamente el CBD puede o no ser utilizado durante el embarazo y la lactancia. De hecho, la FDA recomienda no usar CBD ni ningún tipo de derivado del cannabis, al igual que el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG).

Recientemente, el Cirujano General de los Estados Unidos (OSG)[1] advirtió a los consumidores que el uso de la marihuana podría afectar el desarrollo del cerebro del feto, conducir a que el bebé naciera con un peso muy bajo o incluso provocar la muerte. En este sentido, recomendamos que si vosotros presentáis algún problema o sintomatología durante el embarazo lo mejor será acudir con un médico especialista que os pueda ayudar y no recurrir a la utilización de CBD o marihuana medicinal – y mucho menos THC u otras sustancias psicoactivas – en ninguna de sus presentaciones, ya que os podríais colocar en grave peligro.


[1] U.S Department of Health and Human Services. U.S. Surgeon General’s Advisory: Marijuana Use and the Developing Brain. Obtenido de:https://www.hhs.gov/surgeongeneral/reports-and-publications/addiction-and-substance-misuse/advisory-on-marijuana-use-and-developing-brain/index.html

¿Cuáles son los riesgos o desventajas de usar aceite de CBD durante el embarazo?

Aún no existe una investigación lo suficientemente exhaustiva sobre este hecho, pero incluso los productos con dosis más bajas de CBD no se consideran seguros durante el embarazo. Pues, la exposición al CBD o la misma marihuana podría afectar directamente al feto en crecimiento y causar un daño irreversible. Y aunque no estéis encinta, tomad en cuenta que el consumo de CBD depende en gran parte de vosotros, es decir, es un producto nuevo en el mercado que cualquier podría ofrecer sin cumplir con normativas básicas y agregar otras sustancias como THC, metales y tóxicos que podrían ser nocivos para la salud.

Consultad siempre con vuestro médico antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar o poner en riesgo vuestra salud, especialmente si ya os encontráis tomando en tratamiento con medicamentos que puedan interactuar con los procesos metabólicos del CBD y crear reacciones adversas.

¿Se puede usar el aceite de CBD durante la lactancia?

Básicamente en este punto ocurre lo mismo, no hay estudios que demuestren exactamente lo que podría ocurrir al usar CBD durante la lactancia, pero igualmente los expertos lo desaconsejan. Es bien sabido que durante este proceso cualquier químico que ingiera la madre podría llegar a pasar a través de la lecha materna y afectar al niño. Así que mejor prevenir que lamentar más tarde.

¿Qué alternativas existen al CBD durante el embarazo y la lactancia?

El embarazo es un estado en el que el cuerpo crea un ambiente idóneo para la formación de una nueva vida. Queráis o no, en el proceso siempre se generarán síntomas incómodos para vosotros gracias al aumento las hormonas, los fluidos y el sobrepeso. Y si a eso sumamos todos los cambios de humor, las náuseas, los antojos, el insomnio y la ansiedad, realmente todo puede volverse un caos. Sin embargo, hacer frente a esta compleja situación con el uso de drogas, alcohol u otras sustancias no es nada seguro, por lo que es esencial que os mantengáis en constante chequeo con vuestro médico para que podáis sobrellevar los síntomas.

Nunca recurráis a la automedicación, ni escuchéis todo lo que dicen las demás personas sobre qué hacer o no. Cada organismo es distinto, cada proceso de gestación es diferente para cada madre, así que no os preocupéis demasiado buscando soluciones por vuestra cuenta cuando simplemente podéis hablar con un especialista en la materia. Recordad que las náuseas, los antojos, el insomnio, la ansiedad o hasta la depresión son síntomas completamente normales y no existen soluciones mágicas para tratarlos, solo tener un poco de paciencia, calma y llevar un estricto control médico. ¡Vuestra la seguridad y la del niño que viene en camino siempre deberán ser lo primero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *