Blog

¿Es posible que el CBD pueda aliviar las migrañas?

¿Qué son las migrañas?

Seguramente si el título de este artículo ha llamado vuestra atención es porque habéis sufrido con las migrañas o conocéis a alguien que se la pasa quejándose al respecto. La migraña o jaqueca es una enfermedad cuyo principal síntoma es un fuerte dolor de cabeza, pulsátil u opresivo que puede ir acompañado de náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz o a los sonidos. Es un padecimiento bastante común y puede ser increíblemente molesto para quienes lo padecen. Solamente en España se estima que hay 5 millones de personas que sufren de migraña crónica[1].

Normalmente la migraña es tratada con analgésicos farmacéuticos, antieméticos (para las náuseas) o triptanos. Sin embargo, aunque dichos medicamentos puedan aliviar los síntomas, a largo plazo pueden llegar a generar efectos secundarios, motivo por el cual se ha estudiado la posibilidad de que el cannabidiol (CBD) sea una buena opción para contrarrestar este problema.


[1] Fundación del cerebro. La migraña afecta en España a más de 5 millones de personas y más de un 70% presentan una discapacidad grave. Obtenido de: http://www.fundaciondelcerebro.es/index.php/noticias/253-la-migrana-afecta-en-espana-a-mas-de-5-millones-de-personas-y-mas-de-un-70-presentan-una-discapacidad-grave

¿Qué es el cannabidiol?

El cannabidiol es uno de los tantos compuestos que pueden ser extraídos de la planta del cannabis o del cáñamo. Ha ganado bastante reputación por sus propiedades medicinales antiinflamatorias, analgésicas y neuroprotectoras, pero a diferencia del THC que también es extraído del cannabis, el CBD no posee efectos intoxicantes ni alucinógenos, así que no os preocupéis.

Se han realizado diversas investigaciones sobre el CBD y su aplicación para el tratamiento de enfermedades como la epilepsia, sin embargo, aún falta mucho por indagar al respecto debido a las regulaciones y obstáculos que hay sobre la legalización del cannabis.

Con respecto a su utilización para la migraña, en 2017 durante el congreso de la Academia Europea de Neurología[1], un grupo de científicos demostró buenos resultados sobre el uso de cannabinoides. En la primera fase del estudio le dieron una combinación de dos compuestos a 48 personas con migraña crónica. Un compuesto contenía 19% de THC y el otro 9% de CBD  (sin casi nada de THC). Las dosis de 200 mg suministradas vía oral lograron reducir a un 55% el dolor agudo. Posteriormente, con la fase 2 del estudio se trataron a 79 personas con migraña crónica y a 48 con cefaleas en racimos durante 3 meses. El efecto de la combinación de THC-CBD fue más eficaz en los pacientes que tuvieron ataques de migraña desde su infancia.

Otro estudio realizado en 2016[2] concluyó que el CBD podría disminuir la frecuencia de los ataques de migraña. Los investigadores encontraron que de las 48 personas que utilizaron algún tipo de marihuana medicinal, el 39.7 por ciento reportó menos ataques de migraña en general. Solo hubo algunos efectos secundarios como somnolencia y otros que tuvieron problemas para determinar la dosis exacta.

¿Cómo funciona el CBD?

A pesar de los pocos estudios que se han realizado, una de las cosas más interesantes sobre el CBD es que tiene la capacidad de interactuar con los receptores cannabinoides del cuerpo humano (CB1 y CB2), que su vez cumplen la función de regular ciertos procesos biológicos como el apetito, la sensación de dolor, el humor y el sueño. De tal forma, el CBD puede evitar que el cuerpo metabolice la anandamida que se asocia a la sensación de dolor, y a mayores niveles de anandamida menor será la sensación de dolor que tendrá el paciente. Asimismo, se cree que el CBD puede limitar la inflamación y otras respuestas del sistema inmune.

Como veréis, ahora si parece tener sentido que el CBD pueda reducir de alguna manera la migraña, ya que su función dentro del organismo está estrechamente ligada al sistema endocannabinoide.

¿Cómo se utiliza el CBD?

Actualmente hay muchos debates sobre el uso y legalización de los productos relacionados con el cannabis, sin embargo, los usos medicinales de esta planta no son nuevos. Según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH) en Estado Unidos, el cannabis ha sido utilizado como medicina alternativa desde hace más de 3.000 años para tratar síntomas como:

  • Inflamación.
  • Dolor.
  • Síntomas neurológicos.

Además, el aceite de CBD puede ser suministrado a través de diferentes métodos entre lo que os podemos mencionar:

  • Suministro oral: En gotas debajo de la lengua (tinturas o aceite con un gotero), en capsulas, caramelo o gomitas masticables.
  • Vapeado: Inhalado con un vapeador o cigarrillo electrónico. Método muy recomendado para tratar fuertes migrañas, ya que va directamente al torrente sanguíneo y hace un efecto mucho más rápido, pero podría generar efectos secundarios como tos y dificultades respiratorias.
  • Aplicado tópicamente: En ungüentos, bálsamos, lociones o parches que se colocan sobre la piel. Este método es bastante acertado para tratar inflamaciones cutáneas o aliviar el dolor de una zona determinada.

Evidentemente, cualquiera de estos métodos debe utilizarse bajo la supervisión de un médico especialista que os indique una dosis especifica.

Posibles efectos secundarios y riesgos

En términos generales, los efectos secundarios asociados al CBD suelen ser mínimos, razón por la que muchas personas están optando por él. No obstante, podrían aparecen algunos efectos como la fatiga, la somnolencia, cambios de peso o de apetito y posible malestar estomacal dependiendo del caso. También, es importante tengáis en cuenta que el CBD puede interactuar con otros medicamentos o tratamientos que estéis tomando como antibióticos, antidepresivos o anticoagulantes, así que a la hora de comenzar a utilizar cualquier tipo de producto que contenga CBD recordad hablar con vuestro médico. Especialmente, si ese medicamento o suplemento no tiene advertencia toronja, ya que el CBD y los cítricos tienen un efecto similar sobre las enzimas que se encargan de metabolizar los medicamentos.

¿Es legal?

Debido a los componentes psicoactivos de la marihuana tradicional, el cannabis sigue siendo ilegal en muchas partes del mundo, por consiguiente, deberíais consultar la legislación de vuestra localidad al respecto. Específicamente en España la situación no es del todo clara, ya que es un producto que no se encuentra auditado. ¿Esto que quiere decir? Pues, no es legal usarlo como complemento alimenticio, pero si como producto cosmético de uso externo.  Obviamente dicha situación ha generado confusión en los consumidores habituales y muchos han terminado buscando otras alternativas para obtenerlo dada su efectividad para tratar dolencias.

De igual forma, si alguno de vosotros deseáis comprar este producto para tratar la migraña u otro síntoma buscad asesoramiento de un médico que pueda indicar una dosis adecuada y proporcionar toda la información que necesitéis.


[1] EAN (2017). Cannabinoids suitable for migraine prevention. Obtenido de: https://www.ean.org/amsterdam2017/fileadmin/user_upload/E-EAN_2017_-_Cannabinoids_in_migraine_-_FINAL.pdf.

[2] Rhyne, Anderson, Gedde y Borgelt (2016). Effects of Medical Marijuana on Migraine Headache Frequency in an Adult Population. Obtenido de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26749285.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *