Blog

¿El CBD puede ser beneficioso para tratar la adicción a las drogas?

¿Qué es la adicción?

Si no lo sabíais, la adicción, al igual que la diabetes o el cáncer, también se define como una enfermedad. Se caracteriza por el deseo de búsqueda y recompensa patológica, o alivio, a través del uso de sustancias que pueden ser nocivas para la salud como el alcohol, la nicotina y los opioides. La mayoría de los adictos están conscientes de su dependencia física y psicológica hacia las drogas, pero a pesar las consecuencias que puedan acarrearles, se les hace casi imposible dejarlas. Se vuelven incapaces de controlar su conducta y constantemente sienten un intenso deseo de consumir, ya que de alguna manera logran disminuir su propio autorreconocimiento de los problemas que han causado tanto en su entorno familiar como laboral; es una respuesta emocional completamente disfuncional.

¿El resultado? Su vida se vuelve un caos absoluto, la mayoría pierde sus empleos, renuncian a los estudios académicos o terminan rompiendo relaciones sociales, familiares y de pareja. Incluso, como parte del mismo proceso que conlleva al consumo de sustancias psicoactivas surgen otras adicciones como la adicción al juego, a la pornografía o al sexo, a la televisión, entre otros.

Para que tengáis una idea, aquí en España, según la encuesta de consumo de drogas (EDADES) del Ministerio de Salud[1], se estima que hay un creciente número de adictos al alcohol, tabaco e hipnosedantes en edades correspondidas entre los 15 y 64 años. Lo que representa una grave estadística sobre el comportamiento de nuestra sociedad en sus edades más productivas.

Es muy difícil para un adicto luchar por si mismo en contra de una adicción, ya que siempre hay un riesgo de recaída, vulnerabilidad, estrés y ansiedad. En efecto, es fundamental el apoyo familiar o en caso de no tenerlo, el soporte de cualquier organización social que pueda ofrecer un tratamiento adecuado.

Por más increíble que os parezca, el CBD pareciera poder tener un gran potencial para tratar diversas enfermedades y trastornos incluyendo la adicción que explicaremos en este artículo.


[1] El País (2018) Las adicciones en España. Disponible en: https://elpais.com/elpais/2018/12/10/media/1544470534_442059.html.

¿Qué es el CBD?

El cannabidiol (CBD) es uno de los tantos componentes que se encuentran en la planta del cannabis y, en su forma más pura, no llega a ser psicoactivo ni adictivo, por lo que se ha vuelto un buen candidato para su uso como droga terapéutica. Evidentemente, el uso del CBD ha generado muchísimos debates, pero también se han documentado casos exitosos en su aplicación para el tratamiento de trastornos como la epilepsia, ya que posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Ahora mismo continúan las investigaciones y se ha tratado de reunir esfuerzos para observar el potencial del CBD como medicamento para tratar la adicción a las drogas.

¿Cómo funciona el CBD?

El CBD puede ser un compuesto bastante complejo y aún no se ha llegado a comprender del todo. En términos generales, es capaz afectar directamente al sistema endocannabinoide, que a su vez está compuesto por un grupo de receptores localizados en el cerebro mediante el sistema nervioso central y periférico, que además, se encarga de regular múltiples funciones como el estado de ánimo, el apetito, la memoria y la sensación de dolor.

Según la ciencia, el CBD se une a los receptores serotonina y adenosina que influyen en la percepción del dolor y la inflamación.  A diferencia del tetrahidrocannabinol (THC), que también se deriva del cannabis, el CBD puro no genera efectos psicoactivos en las personas.

¿Por qué el CBD puede ser utilizado para tratar la adicción?

Muchos de vosotros os preguntareis cómo una sustancia que parecer ser una droga puede ayudar a combatir la adicción. Pues, tal como ya os hemos contado, el CBD ha sido bastante controversial y ha llamado la atención de muchos debido a su potencial farmacoterapéutico. Asimismo, se considera que el CBD puede llegar a ser efectivo para contrarrestar esos estados de riesgo que llevan a los adictos a recaer en el consumo de sustancias psicoactivas, ya que ha mostrado ser eficiente para reducir la ansiedad, el estrés, y por consiguiente; la depresión.

¿Cómo es esto posible? La respuesta es que el cannabidiol se encuentra estrechamente relacionado con las funciones del sistema endocannabinoide, de manera que puede modificar los circuitos cerebrales logrando inhibir las ansias de consumo, los antojos y las conductas agresivas que se relacionan a la adicción.

Es por ello que se ha generado un gran interés por los efectos neuro farmacológicos y conductuales del CBD, al igual que su aplicación en el desarrollo de nuevos tratamientos que puedan solucionar de manera eficaz el problema de la drogadicción y los síntomas de la abstinencia.

Recientemente, un estudio dirigido por Yasmin Hurd, fue publicado en la American Journal of Psychiatry[2], en donde se demostró la capacidad del CBD para deducir las ansias de consumo de heroína. Participaron 42 mujeres y hombres con antecedentes de abuso de heroína que intentaban abstenerse a una recaída. A los participantes se les hizo ver vídeos sobre la naturaleza y vídeos donde se mostraban señales relacionadas con las drogas para tratar de activar esa necesidad de consumo en ellos.

En resumen, se separaron a los participantes en tres grupos, a dos se les dio distintas cantidades de CBD durante tres días y uno fungió como placebo. Quienes obtuvieron mejores resultados en la disminución de síntomas de antojos fueron los que efectivamente tomaron las dosis de CBD. Además, se demostraron resultados positivos en cuanto a la reducción de la ansiedad, de la frecuencia cardiaca y el cortisol (hormona del estrés).

Sin embargo, a pesar de que el CBD pueda proporcionar una alternativa eficaz para atacar adicción, y valga la redundancia, sin causar más adicción. Aún falta que se realice una mayor cantidad de estudios comprobatorios que permitan, a la comunidad científica y a los entes gubernamentales que aprueban los medicamentos, obtener mayores evidencias sobre su aplicación. El lado positivo es que el CBD sigue y seguirá siendo un candidato bastante prometedor como tratamiento, que esperamos llegue a ser aprobado y utilizado de manera segura en beneficio de esas personas que se encuentran luchando por salir del terrible mundo de la drogadicción.


[2] Hurd, Y. (2017). Cannabidiol: swinging the marijuana pendulum from ‘weed’ to medication to treat the opioid epidemic. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0166223617300012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *