Blog

¿El CBD puede ser adictivo?

¿Los productos con CBD pueden ser adictivos? Esta es una pregunta muy común entre las personas que utilizan esta sustancia o entre quienes se interesan en probarlo, pues pareciera que el CBD estuviera en todas partes últimamente. Ya no sorprende ver una nueva marca de productos cosméticos a base de CBD, lociones, aerosoles y hasta golosinas para mascotas. Se logrado vender como una opción o alternativa para aquellas personas que padecen con el dolor crónico, la ansiedad, el insomnio, el cáncer, el acné y la epilepsia. Esto por supuesto, lo ha vuelto popular y se espera que pronto llegue a ser legalizado completamente en más lugares del mundo.

La respuesta corta a esta pregunta inicial, es que no, el CBD es un compuesto que no produce adicción, sin embargo, en adelante os mostraremos y analizaremos cómo es posible.

El CBD es una sustancia que no contiene propiedades psicoactivas a diferencia del conocido THC, por tanto, no os causará ningún tipo de adicción al consumirla en cualquiera de sus presentaciones.

¿Qué es el CBD?

En primer lugar, para entender porque no es adictivo debéis saber qué es. El CBD es un compuesto que se extrae de la planta cannabis sativa o del cáñamo. La mayoría de los productos realizados con CBD puro se elaboran a partir del cáñamo porque este contiene poco o nada de tetrahidrocannabinol (THC), una sustancia que si es capaz de producir efectos psicoactivos. El THC es el principal componente de la marihuana y el causante de la alteración del estado de conciencia.

En pocas palabras el CBD no posee propiedades psicoactivas, no os hará sentir drogados ni nada por el estilo, más bien se encargará de ayudaros a mejorar síntomas como la ansiedad, el estrés, el dolor o el insomnio, debido a que es capaz de afectar el sistema endocannabinoide (ECS). Este último está conformado por receptores que funcionan a través del sistema nervioso central y periférico con la finalidad de regular ciertos procesos fisiológicos como el estado de ánimo, la respuesta al dolor, la memoria y hasta la temperatura.

El CBD influye en los receptores cannabinoides para mejorar determinadas condiciones, puede por ejemplo interactuar con el receptor 5-HT1A que se une a la serotonina para mantener el estado de ánimo, pero como tal no puede afectar directamente la cognición.

¿Qué es la adicción y cómo funciona?

A ver, ya os hemos explicado porque el CBD no es un compuesto psicoactivo, pero sabéis realmente qué es la adicción. Pues la adicción es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se manifiesta en una necesidad permanente de recompensa o alivio a través del abuso de sustancias u otras conductas dañinas (adicción a juegos de azar, al sexo, a la pornografía, al deporte, al alcohol, etc.). Es ese deseo de búsqueda patológica de placer en el que al tomar una determinada droga o realizar una actividad ocurre un aumento de la dopamina (el neurotransmisor produce sentimientos de placer o satisfacción). Por decirlo de una manera sencilla es lo que sientes al tomar una deliciosa taza de café, la diferencia es que una persona adicta no podría vivir sin esa taza de café.

Las adicciones son realmente serias y pueden modificar por completo el estilo de vida de una persona, a tal punto que llegan a perder a su familia, su trabajo y todo aquello que han logrado solo por sentir o vivir ese momento de recompensa que asocian a la actividad, experiencia o sustancia que ingieren.

Se conocen tres etapas dentro de la adicción que se repiten una y otra vez de manera cíclica. Estas incluyen el deseo, la pérdida de control y el uso de una sustancia o participación en esa actividad sin importar las consecuencias negativas. De tal manera, al adicto no le importará perder su casa, su dinero o lo que sea necesario para obtener su objeto del deseo. Incluso, quienes son adictos a las drogas pueden desarrollar cierta tolerancia que los hará consumir más para sentir los efectos a tal punto de caer en peligrosas sobredosis, que de no ser atendidas a tiempo terminar con la muerte.

Por supuesto, salir de una adicción es un proceso muy complicado que requiere de ayuda especializada y apoyo familiar, pues para muchos se vuelve algo casi imposible, porque experimentan síntomas de abstinencia, ataques de ansiedad y estrés.

¿Qué pasa con el CBD?

Como hemos puntualizado el CBD no genera adicción, de hecho, un estudio El American Journal of Psychiatry  [1] sugiere que puede ser útil para superar la adicción. En una prueba realiza a personas con antecedentes de consumo de heroína, a un grupo se le dio una píldora placebo y al otro una píldora con CBD. Luego, a ambos grupos se les mostraron vídeos neutrales y otros con contenido relacionado con el consumo de drogas, de lo que resultó que quienes tomaron la dosis de cannabidiol mostraron mejorías en sus antojos y en el humor. Además, se considera que pueda contrarrestar los síntomas de la abstinencia como los vómitos, temblores, diarrea, náuseas, ansiedad y paranoia.


[1] Yasmin L. Hurd, Ph.D., Sharron Spriggs, M.A., Julia Alishayev (2019). Cannabidiol for the Reduction of Cue-Induced Craving and Anxiety in Drug-Abstinent Individuals With Heroin Use Disorder: A Double-Blind Randomized Placebo-Controlled Trial. Disponible en: https://ajp.psychiatryonline.org/doi/10.1176/appi.ajp.2019.18101191

En conclusión: ¿El CBD es adictivo?

Una y otra vez, la respuesta sigue siendo NO. El CBD no puede activar los mecanismos responsables de la cognición, solo puede modificar ciertos receptores para que puedan trabajar mejor en el proceso de acoplarse a los neurotransmisores. Asimismo, puede inhibir los efectos de sustancias opioides, por tanto; no es psicoactivo y no es una sustancia adictiva. Esto debéis teneros muy claro para que no caigáis en engaños.

Esperamos que en un futuro no muy lejano sea completamente legalizado y pueda ser utilizado para combatir el abuso de sustancias ilícitas, al igual que síntomas de la abstinencia. Así que cuando vayáis a comprar un producto con CBD ya sabéis que no habrá problemas; podéis hacedlo con tranquilidad siempre y cuando os aseguréis de buscar algo que sea de buena calidad o de alta pureza en su formulación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *