Blog

¿El CBD puede ayudar a tratar problemas relacionados con la tiroides?

El CBD podría ser un gran aliado al intervenir en los receptores endocannabinoides que se relacionan con la función de la tiroides, permitiendo el alivio de la inflamación, de los dolores articulares y hasta de los constantes cambios de humor.

¿Qué es la tiroides y cuáles son sus funciones?

La tiroides es una pequeña glándula con forma de mariposa que se encuentra justo en la parte frontal del cuello, pero no os dejéis engañar por su tamaño, se encarga nada más y nada menos que de regular las funciones metabólicas y la sensibilidad del cuerpo a las hormonas. Por esta razón, su mal funcionamiento podría causar múltiples problemas, ya que impacta en varios sistemas del cuerpo como: el sistema nervioso, el tracto digestivo, el sistema cardiovascular, el peso corporal, el apetito, el cabello, la piel, la temperatura, la frecuencia cardiaca, las funciones musculares, entre otros.

Como veréis la tiroides es muy importante y cuando libera muchas o pocas hormonas los resultados pueden ser perjudiciales para la salud causando aumento o pérdida de peso, dificultad para concentrarse, falta de memoria, caída del cabello, piel reseca, alteraciones del humor, somnolencia, cansancio, malestar en la garganta y dolores musculares. Esto incluso hace que diagnosticar un trastorno especifico relacionado con la misma pueda ser todo un desafío, sin embargo, hay varios procedimientos como biopsias, ultrasonidos y análisis de sangre para verificar los niveles hormonales. Asimismo, se conocen varios tipos de problemas tiroideos entre los que os podemos nombrar:

  • Bocio: Agrandamiento de la tiroides.
  • Hipertiroidismo: Cuando la tiroides produce más hormona tiroidea de la que el cuerpo necesita.
  • Hipotiroidismo: Cuando no produce suficientes hormonas tiroideas.
  • Cáncer de tiroides: Un tipo de cáncer que se origina en esta glándula.
  • Nódulos: Formación de bultos o masas solidas en la tiroides.
  • Tiroiditis: Inflamación o hinchazón de la glándula.

Aunque no lo parezca estas afecciones son bastantes comunes, de hecho, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)[1] el 10% de la población española sufre algún trastorno relacionado con el funcionamiento de la tiroides. Entre los casos más comunes está el hipotiroidismo, seguido por el cáncer de tiroides frecuente entre personas de 20 a 40 años.


[1] AECAT (2017). En el Día Nacional del Cáncer de Tiroides los pacientes demandan una mayor especialización y acceso igualitario a todas las opciones terapéuticas. Obtenido de: https://www.somospacientes.com/aecat/

Tratamientos tradicionales para los trastornos tiroideos.

La mayoría de los médicos suelen recetar fármacos tradicionales, pero estos no siempre alivian todos los síntomas y pueden generar efectos secundarios en el sistema inmunitario y el hígado. En casos de hipotiroidismo generalmente se recetan medicamentos que reemplazan la tiroxina (la hormona segregada por la tiroides) como la Levotiroxina o el Eutirox. En cambio, para tratar el hipertiroidismo se recetan medicamentos antitiroideos como el Tapazol.  Otras veces, es necesario hacer cirugía para extraer los nódulos tiroideos.

Utilización del CBD para la tiroides: lo que dicen las investigaciones.

El cannabidiol (CBD) es un compuesto extraído de la planta del cannabis o del cáñamo y se ha vuelto muy popular debido a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Según la ciencia, el CBD podría tener efectos reguladores sobre la tiroides, ya que puede afectar directamente el sistema endocannabinoide, conformado por un grupo de receptores (conocidos como CB1 y CB2) que se encuentran en el cerebro y regulan diversos procesos fisiológicos (el apetito, el sueño, la sensación de dolor, el humor, etc.) a través del sistema nerviosa central y periférico.

Un estudio[1] realizado en 2015 determinó que los receptores cannabinoides CB1 y CB2 interfieren con las vías moleculares e influyen en la formación de tumores en la tiroides, por lo que el CBD podría inhibir la progresión tumoral. Otro estudio[2], examinó los receptores CB1 en la tiroides de una rata y se encontró que el sistema endocannabinoide regulaba parte de la actividad hormonal de la glándula.  De tal forma, el CBD al estimular los receptores cannabinoides podría regular la actividad hormonal de la tiroides, pero se necesitan hacer más estudios e investigaciones en humanos para comprobar del todo sus efectos.

Entre tanto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) desaconseja por completo el uso del CBD en mujeres embarazadas o lactantes para evitar cualquier tipo de inconveniente.


[1]Lakiotaki, Giaginis,Tolia (2015) Clinical Significance of Cannabinoid Receptors CB1 and CB2 Expression in Human Malignant and Benign Thyroid Lesions. Obtenido de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4619873/

[2] Porcella, Marchese, Casu MA, Rocchitta A (2002). Evidence for functional CB1 cannabinoid receptor expressed in the rat thyroid. Obtenido de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12153749.

La enfermedad de Graves y de Hashimoto.

En algunas ocasiones el CBD ha sido utilizado para tratar la enfermedad de Graves, un trastorno autoinmune que causa hipertiroidismo. Los síntomas incluyen ansiedad, palpitaciones cardiacas, ciclos menstruales irregulares, bocio, debilidad muscular, pérdida de peso y de visión, etc. Para lo que el CBD, junto con un estilo de vida saludable podría ayudar a reducir el estrés, la ansiedad, los dolores articulares y mejorar la inmunidad general del organismo.

Por otro lado, también podría funcionar para tratar la tiroiditis linfocítica crónica o tiroiditis de Hashimoto, que es una de las causas más comunes del hipotiroidismo, tratándose también de un problema del sistema inmunitario que reduce la función tiroidea e impide la producción de hormonas. Los síntomas incluyen estreñimiento, piel seca, fatiga, intolerancia a las bajas temperaturas, aumento de peso, adelgazamiento del cabello, cambios en la temperatura corporal y dolor muscular o en las articulaciones.

Como podréis observar, tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo son indicios de un desequilibrio de las funciones fisiológicas y el CBD al interactuar con el sistema endocannabinoide podría ayudar a mantener la homeostasis del cuerpo. En otras palabras, el CBD desempeñaría el papel de equilibrar la comunicación entre la tiroides y el cerebro, mediante la red de receptores cannabinoides para promover la liberación de la hormona tiroidea. Además, sería un beneficioso agente antinflamatorio en el caso de haber una tiroiditis.

¿Cómo utilizar el CBD? Precauciones a tomar en cuenta.

Teniendo en cuenta todo lo antes expuesto, es importante que si alguno de vosotros o un familiar padece de la tiroides opte en primera instancia por consultar con médico, pues si bien el CBD puede ayudaros a mejorar muchísimos síntomas, no es para nada una cura definitiva.  Aún es necesario que se realicen más investigaciones sobre los efectos del cannabidiol y es probable que llegue a actuar de manera distinta en cada organismo. Así que estad atentos, buscad ayuda profesional, más aún si ya estáis tomando otros medicamentos o suplementos, para vuestra experiencia con el CBD de buenos resultados.

Finalmente, tratad siempre de encontrar productos de alta calidad, pues son muchas las versiones que se encuentran disponibles en el mercado y nunca falta una empresa de dudosa reputación que ofrezca CBD de “alta pureza” cuando en realidad no contienen ni una gota del compuesto. Entonces, googlead el producto, leed reseñas o comentarios, observad si tiene un registro sanitario y lo demás será solo elegir la forma en la que lo queréis tomar. Pues, lo encontrareis en diferentes concentraciones que van desde el 2.5% hasta el 30% o más, y en diversas presentaciones como: aceites de administración sublingual, tinturas, gomitas masticables, cápsulas, lociones de uso tópico, parches transdérmicos, pastillas, soluciones para vapeo y aerosoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *