Blog

¿El aceite de CBD me hará sentir mal y empeorará las cosas?

La demanda y producción de CBD se ha acelerado en los últimos años por lo que muchas personas, medios de comunicación y hasta médicos llegan a hacer afirmaciones que aún no están respaldadas por la ciencia. El ritmo de las investigaciones no ha logrado ir a la par de este crecimiento y la información que está alcance de todos a veces llega a ser dudosa o poco precisa.

Muchos defensores del cannabidiol suelen decir que sirve prácticamente para tratar cualquier cosa, y aunque nadie sabe si en el futuro será así, la realidad es que muchos comentarios sobre los beneficios milagrosos del CBD han dejado decepcionados a mucho. El CBD no siempre funcionará de la misma forma para todos y tampoco carece plenamente de efectos secundarios, e igualmente, tampoco se trata de un veneno que aniquilará vuestras vidas en un instante.

Si estáis interesado, lo más acertado que podríais hacer es investigar cómo puede o no para ayudaros. ¿El CBD os hará sentir peor de lo que ya estáis? No creáis en todo lo que dicen los vendedores o detractores de estos productos y comprobadlo vosotros mismos.

¿Utilizar CBD me hará empeorar?

Entrando en materia, el CBD no posee efectos psicoactivos o tóxicos como el THC. Pues, aunque ambas sustancias sean extraídas del cannabis tienen usos y propiedades diferentes. No os vais a sentir “drogado” al tomar o consumir un producto con CBD, es muy poca la evidencia que pueda comprobar que vais a empeorar. Si es cierto que puede producir efectos secundarios como vómitos, somnolencia o resequedad en la boca, incluso no es recomendable utilizarlo sin supervisión médica cuando os encontráis tomando otros medicamentos, ya que tiene la capacidad de interactuar con los fármacos en el proceso metabólico, sin embargo, todo sigue y seguirá bajo investigación.

Uno de los mayores problemas sobre el CBD es que hasta hace poco no estaba disponible para investigaciones. De hecho, el tema de la legalidad sobre su utilización varía entre países, estados y ciudades, motivo por el que muchas personas prefieren ni saber nada al respecto aun cuando los beneficios positivos de la sustancia son reales.  De tal forma, os mostraremos y revisaremos con vosotros algunas afirmaciones que se suelen decir:

  • El CBD empeoró mi depresión o ansiedad

El CBD es capaz de intervenir en el sistema endocannabinoide (encargado de regular diversas funciones fisiológicas del organismo como el sueño, el humor y el dolor) y mejorar síntomas como la depresión o la ansiedad. Este es un hecho que ha sido comprobado por investigaciones, por ejemplo, en un estudio se analizaron a 103 adultos para ver cómo el CBD podía ayudarlos o no con trastornos del sueño, estrés y ansiedad. De la muestra solo tres personas no pudieron tolerar la sustancia y el 79% logró efectivamente obtener resultados positivos en cuanto a la ansiedad y el suelo, es decir, solo el 3 o 4% podría empeorar.

Pensando a mayor escala la Administración de Medicamentos y Alimentos​​ (FDA) de Estados Unidos dio el visto bueno a un medicamento llamado Epidiolex, elaborado con CBD para tratar los síndromes de Lennox-Gastaut y Dravet (dos formas raras de epilepsia), y de acuerdo a la etiqueta del producto los efectos secundarios (somnolencia, diarrea, disminución del apetito, fatiga, insomnio, infecciones) pueden ocurrir en el 10% o más de quienes lo utilicen.

  • El CBD me hace sentir somnoliento, sedado, letárgico o cansado.

Este quizás sea el reclamo más común, y tal como os explicamos, es cierto.  El CBD puede causar dichos efectos, pero no quiere que si vosotros lo comenzáis a consumir os vayas a sentir inmediatamente somnoliento y cansado. Todo dependerá de vuestro organismo, no sería correcto generalizar por completo.

  • El CBD me hace sentir náuseas

Otros usuarios han llegado a informar que el CBD les produce náuseas, no obstante, habría que analizar cada caso para determinar realmente si esos efectos provienen del propio extracto o de una causa externa. La industria del cáñamo no se encuentra completamente regulada y muchos venden productos de mala calidad o llegar a mezcla la sustancia con químicos que si podrían causar daño.

Por supuesto, no os queremos decir que sea falsa la afirmación, según el Dr. Peter Grinspoon de Harvard, las náuseas son un efecto secundario del CBD, aunque a algunas personas les pase lo contrario.

  • El CBD me produce resequedad en la boca

Sentir resequedad en la boca es bastante común, especialmente si se utiliza el método de la inhalación o del vapeo, por lo que es importante mantenerse hidratado y tomar mucha agua.

  • Sobredosis de CBD

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el CBD es un compuesto que puede ser tolerado de forma segura. En general, son pocos los pacientes que han experimentados efectos adversos cuando se trata de CBD aislado o puro. Para que el CBD llegue a ser mortal una persona que pese 165 libras tendría que ingerir 19,000 miligramos de la sustancia en una sola dosis, cosa que es prácticamente imposible. Entonces no, no vais a morir de sobredosis de CBD.

  • El CBD disminuye mi apetito

La disminución del apetito es otro efecto secundario que puede ocurrir al consumir CBD, pero esto también es algo que varía de persona en persona.

  • El CBD me causó ataques de pánico y paranoia

Algunos detractores han hecho este tipo de afirmaciones, no obstante, como ya os hemos comentado, el CBD funciona muy bien para aliviar síntomas comunes como el estrés y la ansiedad. Por tanto, sería prácticamente absurdo decir que va a incentivar un ataque de pánico o paranoia en quienes lo consuman.

En pocas palabras: ¿el aceite de CBD os hará sentir peor o empeorará vuestro estado actual?

Sería irresponsable de nuestra parte afirmar que el CBD está absolutamente libre de efectos secundarios, pues las investigaciones siguen en curso y ya es sabido que los efectos pueden ser diferentes en cada persona. Lo que si os podemos decir es que no os hará sentir peor, en realidad es muy pero muy poco probable. El CBD tiene un buen perfil de seguridad incluso cuando la dosis llega a ser alta, no contiene propiedades psicoactivas ni mucho menos llega a ser toxico o nocivo para salud. Si esto fuera cierto, ¿no creéis que estaría prohibido en todas partes hasta para su uso cosmético?

Obviamente hay muchas opiniones y confrontaciones al respecto, más cuando las leyes no terminan de ser claras, mucho menos acá en España. Simplemente, y como recomendación final, investigad por vuestra cuenta con cuidado y discernimiento, además, si estáis en medio de un tratamiento recordad buscar el asesoramiento de un médico especializado, ya que el CBD puede afectar la actividad enzimática de ciertos fármacos, al igual que si necesitáis ayuda con la dosificación u otras dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *