Blog

¿Cuál es la dosis óptima de CBD? Necesitas saberlo

Es importante que os mencionemos que este artículo en ningún momento pretende ser una guía médica para vosotros y que la opinión de vuestro médico siempre será definitiva e irrefutable. Sin embargo, si podemos dar información que os pueda servir como referencia.

El cannabidiol o CBD es uno de los más de 100 compuestos activos que se encuentran dentro de la planta Cannabis sativa y estos compuestos denominados como cannabinoides afectan a vuestro cuerpo de diferentes maneras. Una de las grandes ventajas del CBD es que no es psicoactivo, por lo cual no os va a dar el efecto de “estar colocado”, los estudios científicos y opiniones de pacientes sugieren que ayuda a reducir la ansiedad y depresión, mejora el sueño, reduce el número de convulsiones en personas que sufren de epilepsia, alivia el dolor y la inflamación.

No importa para cuál condición vosotros estéis consumiendo o pensáis en consumir CBD, la dosis que os vayáis a administrar es fundamental en cualquier sustancia con fines terapéuticos porque de ella depende obtener el efecto deseado sin llegar a intoxicaciones.

El CBD aún no es una sustancia legal para usos terapéuticos, por lo que no existen dosis oficiales recomendadas. Así que os damos una serie de consejos para que sepáis ¿Qué tanto CBD consumir?

Buscando la dosis correcta para vosotros

Las dosificaciones siempre están basadas en un rango de factores tales como: el peso corporal, la condición médica que se busca tratar, las enfermedades preexistentes en vuestro cuerpo, la vía por la cual se vaya a administrar la sustancia y la concentración de la sustancia en la forma como se vaya a consumir. Es decir, hay variables que debéis considerar y muchas de ellas solo podéis ser dilucidadas por un profesional médico, así que os repetimos la información de consultar con el vuestro, sobre todo si estáis pensando consumir CBD para un fin terapéutico específico.

Al momento de consumir CBD lo más recomendable es que comencéis por la dosis más baja posible, que puede ser entre 20 y 40 mg diario, vía oral si vuestro peso está alrededor de los 90 Kg; en cambio, dosis entre 10 y 20 mg son mejores si estáis por los 60 Kg. Esta dosis poco a poco la podéis ir aumentando, esto mientras vuestro cuerpo se va acostumbrando y vosotros vais viendo la reacción a esta sustancia. Si todo va bien y lo consideráis necesario, podéis ir aumentando 5 mg semanalmente hasta que sintáis el efecto que estáis buscando.

¿Cuánto CBD estáis consumiendo?

En el caso de productos a consumir oralmente os puede ser sencillo saber cuánto CBD estáis consumiendo cada vez que os administréis la píldora, ya que en los frascos esto es declarado. Por ejemplo, este producto contiene 10 mg de CBD por cada píldora.

Pero si estáis usando CBD en aceite la cosa se pone un poco más complicada y es que en muchos casos el producto os puede venir con un dosificador e indicar cuánto CBD hay en cada medida, pero también hay casos en que el frasco declara es la cantidad total de CBD, pero no cuánto hay en una gota (por ejemplo). Para ayudaros un poco, debéis tomar en cuenta que, una única gota es aproximadamente 0,05 mililitros (mL).

Entonces, un frasco de 20 mL de aceite de CBD contiene unas 400 gotas y si os declara que el frasco completo tiene una concentración de 500 mg de CBD, cada gota va a tener 1,25 mg de CBD y si queréis o debéis consumir 5 mg, os van a ser necesarias 4 gotas.

Si os pasáis de la dosis ¿qué va a pasar?

El CBD se ha comportado de manera bastante amigable con el cuerpo y es parte de porqué muchos investigadores le han prestado tanta atención, ya que hasta los momentos no ha reportado afecciones graves a la salud. Sin embargo, esto no lo hace una sustancia inocua, como cualquier sustancia exógena a vuestro cuerpo y más una que aún está en fase de investigación, hay que tener cuidado y estar pendiente ante cualquier cambio que podáis experimentar.

Muchas veces el disminuir la dosis que os estáis administrando o suspender el tratamiento es suficiente para eliminar una reacción secundaria no deseada.

El CBD en general es muy bien tolerado y estudios han demostrados dosis de hasta 1.500 mg diarios, administrados vía oral con una buena respuesta y sin complicaciones. Sin embargo, esto siempre está condicionado a la propia respuesta de cada uno de vuestros cuerpos, la condición de salud preexistente y la interacción con otras sustancias o medicamentos. Como todo lo que se administra vía oral, el CBD se va a metabolizar por vía hepática, así que no debéis extrañaros que un daño hepático potencialmente irreversible es de los primeros efectos adversos a ocurrir si la dosis que estáis consumiendo es mayor a la requerida.

Se conocen muy pocos efectos adversos del CBD, los más comunes incluyen diarrea, cambios en el apetito, fatiga, boca seca, disminución de la tensión arterial, ligero aturdimiento, entre otros.

Con el consumo adecuado de CBD no deberéis experimentar ningún cambio de humor, cambio de comportamiento, en pensamientos o percepción de la realidad. Debéis prestar mucha atención a esto, porque si os sentir “colocado”, algo no va bien. Puede que vuestro cuerpo no esté asimilando bien el CBD, que la dosis sea muy alta o peor aún que estéis consumiendo un producto que no es el adecuado y puede estar contaminado con niveles de THC mayores a los declarados y a los permitidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *