Blog

CBD vs THC, ¿cuál es la diferencia?

La respuesta rápida y quizás la más importante de todas es que el THC es ilegal por causar efectos psicoactivos y adictivos y el CBD, no. Pero vamos a ahondar un poco más en este tema.

La llamada marihuana y sus usos, ya sean medicinales o recreativos cada vez tiene mayor auge y la población está más ávida de información por saber qué está pasando en torno a esta sustancia.

Marihuana y cáñamo no son lo mismo

Lo primero a aclarar es que marihuana no es el nombre de la planta en sí, sino Cannabis sativa y si, aunque popularmente vosotros le llamáis marihuana, al momento de hablar sobre la diferencia entre THC y CBD debéis diferenciar los nombres del cannabis del cual se extraen. Ambos compuestos van a estar presentes en todas las variedades de cannabis, pero la diferencia radica en la proporción o concentración de cada uno dentro de la planta; por ejemplo, la planta de donde se extrae el THC es la llamada marihuana y contiene aproximadamente un 12% de este compuesto y una muy baja proporción de CBD; mientras que, el CBD se extrae del cáñamo, una variedad del cannabis cultivada inicialmente gracias a la ingeniería agrícola y que actualmente es capaz de brindar flores y hojas con un porcentaje de THC por debajo del 0,3% y una concentración más alta de CBD.

Gracias a esto, se han comenzado a desarrollar tecnologías agrícolas a fin de obtener plantas con mayor contenido de CBD que de THC. Mientras que la Cannabis sativa, cultivada localmente contiene alta concentración de THC en comparación a la de CBD, el cáñamo contiene una concentración mayor de CBD con un casi nulo contenido de THC. De hecho, para su uso en productos alimenticios y cosméticos, las agencias de regulación sanitaria obligan a declarar el contenido de THC presente en el extracto de CBD y el mismo debe estar por debajo de un límite máximo permitido, a fin de que pueda comercializarse.

Si el CBD contiene THC ¿Por qué no vais a “estar colocados”?

Esto lo vais a comprender gracias a la forma que ambos actúan a nivel del Sistema Nervioso Central.

Químicamente hablando, tanto el THC como el CBD tienen la misma composición atómica, 21 átomos de carbono, 30 átomos de hidrógeno y 2 átomos de oxígeno. Sin embargo, su interacción en el organismo es muy diferente y esto se da gracias al arreglo estructural de ambas moléculas. Es decir, gracias al orden en que estos átomos se encuentran dentro de la molécula pueden unirse o no a ciertos receptores, desencadenando diferentes respuestas fisiológicas.

El delta -9- tetrahidrocannabinol mejor conocido como THC es una molécula farmacológicamente activa presente en el cannabis. Esta sustancia es capaz de unirse a vuestros receptores CB1 presentes en el sistema endocannabinoide del sistema nervioso central, así como en otros órganos periféricos y tiene acción de activación sobre estos receptores. La activación de los receptores endocannabinoides está asociada con efectos fisiológicos tales como resequedad bucal, ansiedad, euforia, relajación muscular, disminución del dolor y apetito.

El THC fue descubierto hace muchos años atrás y a pesar de que sus acciones terapéuticas son variadas y de mucha utilidad médica, sus consecuencias psicoactivas y adictivas lo han vuelto ilegal, limitado su uso. Campo que ha aprovechado el CBD, el cual contribuye a similares efectos terapéuticos en cuanto a las propiedades antiinflamatorias, analgésicas, ansiolíticas y antipsicóticas, pero sin provocar la adicción, lo que ha hecho que muchas de vosotros se sintáis más cómodos y abiertos a probar tratamientos con CBD.

Se ha encontrado incluso que el CBD es capaz de contrarrestar o disminuir los efectos de subidón que causa el THC, sobre todo al controlar los ataques de ansiedad, arritmias cardiacas, entre otros efectos adversos que puede llegar a causar.

A diferencia del THC, el arreglo estructural de CBD no le permite activar a los receptores CB1. De hecho, algunos estudios científicos sugieren que el CBD interfiere en la actividad de los receptores CB1, y esto se nota más en presencia del THC. En pacientes a los que les han administrado ambas sustancias, la experiencia de paranoia es significativamente menor que cuando se administra únicamente THC. Y eso es gracias a que el THC activa a los receptores CB1, mientras que el CBD los inhibe.

Todo se basa en receptores y afinidad

Además de los receptores CB1, el THC, CBD y otros cannabinoides presentes en la planta de cannabis pueden unirse a otros receptores; se conocen hasta ahora 12 sitios de acción del CBD a nivel cerebral, así que no todo se trata de impedir que el THC se una al CB1, sino que el CBD puede ejercer un efecto metabólico a otro nivel. Y no es que la función del CBD sea evitar que el THC os dé ese efecto de “estar colocado” sino que puede mejorar directamente los efectos positivos del THC, gracias a la sinergia que hay entre ambos. Y esto es muy común entre los distintos compuestos del cannabis, donde los efectos son más beneficiosos al combinar varias sustancias que si trabajasen solas.

Es decir, las cosas para los investigadores científicos se están poniendo bastante interesantes al sumar nuevas moléculas cannabinoides al consumo de THC y CBD. Otros cannabinoides como CBN, CBC y CBG, aunque no se han estudiado a profundidad tienen la capacidad para potenciar, interferir, prolongar o de alguna otra manera modular los efectos de THC. Quizás en unos años se descubra que algunos de los efectos secundarios más conocidos de la marihuana, no son completamente responsabilidad del THC, sino son las contribuciones relativas de estas moléculas menos conocidas que podrían incluir hasta a los terpenos. Los terpenos, son el grupo más grande de fitoquímicos conocidos en el cannabis, es decir sustancias químicas producidas por las propias plantas y que hasta los momentos solo se les atribuye la función de darle al cannabis el distinguido y característico sabor y olor, pero quien sabe capaz también brinde un apoyo en la producción de efectos fisiológicos y cerebrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *