Blog

Así es como el aceite de CBD puede calmar a su perro

El aceite de CBD es un tratamiento natural en forma de suplemento nutricional que podéis considerar para calmar la ansiedad o los nervios de vuestro perro. Como dueños de mascotas, a veces es difícil entender que les pasa a los perros, ya que ellos no hablan y no pueden expresar los sentimientos, pero básicamente podéis considerar que vuestro perro está ansioso cuando tiembla, se esconde, ladra fuertemente ante ciertos eventos o se orina o defeca en cualquier sitio a pesar de estar entrenado.

El CBD tiene una muy baja toxicidad, buena tolerancia y los efectos secundarios son de baja gravedad. Aunque los efectos en perros no están del todo estudiados, porque las prioridades de los estudios clínicos están dirigidos a los humanos, se considera que el comportamiento de los perros es similar por tratarse ambos de mamíferos y tener el sistema endocannabinoide sobre el cuál ejerce efecto el CBD.

Aunque vuestra intención primordial debéis ser disminuir los eventos que desencadenan estrés o ansiedad en vuestra mascota o entrenarla para que aprenda a manejarlos, el aceite de CBD es un tratamiento que podéis tomar en cuenta para ayudar a recuperar o aliviar algunos de los síntomas que presenta y hacer su vida un poco más relajada.

Cannabis y relajación, ¿vais a drogar a mi perro?

Es una duda completamente normal a tener en cuenta cuando se habla del CBD, así que vamos a empezar a aclarar dudas y explicar un poco de que va esto.

El CBD son las siglas con que se conoce al cannabidiol, conocido popularmente como marihuana medicinal y es un compuesto presente en la planta Cannabis sativa. Dentro de la planta del Cannabis se han encontrado más de 100 cannabinoides, pero los dos más estudiados hasta los momentos son el CBD y el THC gracias a su potencial terapéutico. No todos los cannabinoides producen los efectos de “estar colocado”, por ejemplo, se conoce que el CBD no lo produce y el THC, sí. Gracias a que ambos compuestos tienen la misma composición molecular y el mismo número de átomos, los efectos que pueden producir son similares, pero la diferencia radica en que los átomos dentro de las sustancias no están ordenados de igual manera, lo que hace que el THC sea adictivo y el CBD no. Así que vuestro perro no va a estar drogado.

Ambas sustancias ejercen su efecto sobre el sistema endocannabinoide, un sistema presente tanto en humanos como en perros que se encarga de modular varias reacciones fisiológicas entre ellas las asociadas al humor y al comportamiento. De allí, que la activación de este sistema por los cannabinoides produzca entre otros efectos la relajación y disminución de los nervios y ansiedad.  

Tanto el THC como el CBD provienen del Cannabis, pero las plantas de donde se extraen ambas sustancias son cultivadas con distintas tecnologías. La marihuana es el cultivo tradicional del Cannabis que tiene un uso recreacional e ilegal y la concentración de THC es realmente alto. El cáñamo en cambio, es una variedad del Cannabis que contiene mayor concentración de CBD y un nulo o muy bajo contenido del THC. Puede ser realmente difícil separar o extraer al 100% el CBD del THC, de allí que se acepte una concentración de THC de hasta 0,3% en productos con CBD, lo cual es completamente inocuo porque incluso se ha descubierto que el CBD atenúa los efectos psicoactivos y adictivos del THC.

Gracias a la similitud de los receptores endocannabinoides en humanos y en perros, es muy sensato pensar que el aceite de CBD pueda actuar en vuestros amigos peludos tan bien y para las mismas afecciones que se usan para los humanos. Por ejemplo: inflamación, dolor, artritis, ansiedad, convulsiones y nauseas.

Para un perro ansioso, unas gotas de aceite de CBD.

El empleo de aceite de CBD para los perros, sean grandes o pequeños, viejos o cachorros les proporcionará alivio y tranquilidad, ayudándolos a comportarse mejor en situaciones tensas y de estrés para ellos. Los estudios en humanos han demostrado que el aceite de CBD ha reducido significativamente la ansiedad y que existe un efecto ansiolítico selectivo, y es que, ayuda a detener la liberación de hormonas asociadas al estrés.

Las dosis recomendadas para vuestro perro las debéis consultar con el veterinario, pero aquí tenéis una guía informativa que únicamente considera el peso del perro, cualquier otra condición o interacción con otros medicamentos veterinarios, no se consideran aquí:

  • En perros con peso menor a 10 Kg, no administrar el aceite de CBD a menos que el veterinario así lo recomiende.
  • En perros cuyo peso sea de 10 a 25 Kg debéis administrar entre 0,012 y 0,018 mg diarios.
  • Y si el peso de vuestro perro es superior a 25 Kg la dosis será de aproximadamente 0,023 mg al día.

Para administrar el aceite, podéis mezclar las gotas con la comida del perro, aunque la mejor alternativa será que hagáis un poco de esfuerzo y lo administréis directamente en la boca de vuestra mascota, al cabo de unos días se va a acostumbrar a su sabor.

El aceite de CBD a administrar debe ser de buena calidad, declarando en la etiqueta el contenido de THC y además indicando la concentración de CBD que tiene disponible. Si no os trae dosificador, no os debéis preocupar, una gota son aproximadamente 0,05 mL y con matemáticas sencillas podéis calcular cuántas gotas serán necesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *