Blog

Aceite de CBD para gatos: la guía completa para la salud de vuestra mascota.

Hasta ahora os hemos hablado sobre el CBD y las diferentes aplicaciones que posee para tratar síntomas y afecciones en las personas, pero nos preguntamos si también podrá ser igual de beneficioso para nuestras queridas mascotas felinas. La respuesta, por obvio que os parezca, es que sí, los gatos pueden aprovechar de igual manera las propiedades medicinales del CBD. Aquí os explicaremos cómo es posible y cómo utilizarlo.

El mercado de productos con CBD para mascotas no ha crecido demasiado en los últimos tiempos, según Packaged Facts, hasta octubre de 2019 el 11% de los dueños de perros y el 8% de los dueños de gatos habían usado algún suplemento o golosina de CBD por lo menos una vez. Sin embargo, esto no quiere decir que sea malo utilizarlo, simplemente hay mucho desconocimiento sobre el tema y se espera que en los próximos años este mercado crezca exponencialmente.

¿Por qué usar aceite de CBD para gatos?

Aunque veces no salte a la vista, los gatos pueden lidiar con numeroso problemas relacionados con su salud física y mental, por ello los dueños buscan en el CBD una opción para aliviar la ansiedad y otros problemas como:

  • Comportamiento agresivo
  • Artritis
  • Asma
  • Infecciones crónicas del tracto respiratorio superior
  • Enfermedades intestinales
  • Pancreatitis
  • Perdida del apetito
  • Estrés
  • Convulsiones

Tal como podéis leer, la lista varía entre condiciones tratables de menor a mayor grado. Algunos dueños afirman que el CBD ha funcionado muy bien en sus gatos cuando la inflamación es la causa principal, cosa que tiene bastante sentido, ya que es bien sabido que el CBD posee propiedades analgésicas y antinflamatorias.

¿Cómo funciona el CBD en los gatos?

Los humanos no son los únicos que poseen un sistema endocannabinoide (SEC), todos los mamíferos incluyendo gatos y perros lo tienen. Este sistema está conformado por un conjunto de receptores encargados de regular y mantener en equilibrio diversas funciones fisiológicas como la inmunidad, el estado de ánimo, el sueño y el dolor. Para que comprendáis mejor os explicaremos:

El SEC está conformado por neuronas, endocannabinoides y receptores cannabinoides. Las neuronas (células nerviosas) están unidas entre sí mediante neurotransmisores, estos son moléculas que se mueven de una neurona a otra entre un espacio ínfimo que se conoce como sinapsis. Su función es llevar señales sobre cómo actuar al torrente sanguíneo y a otras células del cuerpo. Entre estos neurotransmisores se destacan la dopamina, serotonina, oxitocina, melatonina e histamina que son fundamentales en el desarrollo de procesos como el dolor, el estado de ánimo y el sueño.

El cannabidiol (CBD) es un compuesto que se extrae del cannabis, lo interesante es que ambos pueden actuar como moléculas de señalización cannabinoides como el CBD y el THC son tipos de moléculas de señalización. De tal forma, nuestro cuerpo y el de los gatos o perros produce de manera natural endocannabinoides y las plantas como el cannabis generan fitocannabinoides. Así, al tomar aceite de CBD o suministrarlo a vuestro gato, dichos fitocannabinoides imitarán a los cannabinoides normales para ayudar o inhibir funciones específicas.

Receptores Cannabinoides

Las investigaciones han demostrados que de los

Los receptores CB1 de su felino se encuentran en todo el cuerpo pero tienen sus principales concentraciones en el cerebro y la médula espinal. En el cerebro, los receptores se encuentran en áreas como el hipotálamo (regula el apetito) y la amígdala (relacionada con la memoria y las emociones). Los investigadores también han identificado receptores CB1 capaces de controlar el dolor en las terminaciones nerviosas.  

Los receptores CB2 se encuentran principalmente en los sistemas inmunitario y nervioso. La activación de los receptores CB2 puede regular la inflamación. 

Aunque hemos identificado al menos 113 cannabinoides en la marihuana, el THC y el CBD siguen siendo los más conocidos y los más abundantes. Para simplificar las cosas, podemos decir que el THC causa un ‘alto’ intoxicante y el CBD no. Los defensores de ambos afirman que poseen propiedades terapéuticas.

Como ya sabe, el cuerpo produce endocannabinoides por sí mismo. Estas moléculas se unen con los receptores CB y los activan. Cuando usted o su mascota consumen CBD o THC, el compuesto estimula los receptores CB de la misma manera que los endocannabinoides. El resultado son efectos potencialmente positivos, como bloquear el dolor, aliviar los espasmos musculares y disminuir los niveles de ansiedad.

¿Cómo funciona el aceite de CBD para gatos?

Una de las funciones principales del ECS es regular la inflamación, que es la respuesta natural de su cuerpo al daño o infección de los tejidos. Cuando no controla correctamente la respuesta, el resultado es una inflamación crónica. Décadas de investigación sugieren que la inflamación está implicada en muchas enfermedades. Si estimula el ECS con cannabinoides externos, puede moderar la respuesta inmune del cuerpo y reducir la inflamación.

Los científicos creen que la función principal de la ECS es controlar la homeostasis, el proceso de mantener un estado de equilibrio en el cuerpo. Cuando le das aceite de CBD a tu gato , estimula la actividad en los receptores CB1 y CB2 al desencadenar la liberación de endocannabinoides. Si bien el cannabidiol no parece actuar directamente sobre estos receptores, es un antagonista no competitivo de CB1 y CB2.

¿Hay alguna investigación en torno al CBD para gatos?

Desafortunadamente, hay una falta de investigación disponible que analice los efectos del CBD en los gatos. Hasta la fecha, la gran mayoría de los estudios sobre CBD para mascotas se relacionan con los efectos del compuesto en los perros.

Stephanie McGrath es una de las líderes de la nación cuando se trata de los efectos del cannabidiol en los perros. En uno de esos estudios, donde Lisa Bartner fue la autora, el equipo analizó cómo tres métodos diferentes de entrega: crema, aceite y una cápsula, afectaron la forma en que el CBD se movía a través de los cuerpos de los caninos sanos.

Publicado en el Canadian Journal of Veterinary Research en julio de 2018, el estudio encontró que el aceite de CBD tenía el perfil farmacocinético # 1. En otras palabras, el aceite alcanzó la concentración más alta en la sangre y permaneció en el torrente sanguíneo por más tiempo. También ofreció el rendimiento más consistente.   

Un estudio de Gamble et al., Publicado en Frontiers in Veterinary Science en julio de 2018, analizó el efecto del CBD sobre la osteoartritis en los perros. La conclusión fue que 2 mg de CBD por kilogramo dos veces al día ayudaron a aumentar la comodidad y la actividad en perros con esta afección.   

En junio de 2019, McGrath publicó un estudio sobre los efectos del CBD en perros epilépticos. Lo tenía publicado en The Journal of the American Veterinary Association . Concluyó que los perros disfrutaron de una reducción significativa en el número de convulsiones sufridas. Si bien estos fueron estudios de alta calidad revisados ​​por pares, son preliminares y tienen pequeños grupos de prueba.

Estudios futuros  

Aun así, McGrath cree que el CBD tiene un gran potencial para las mascotas. Ella misma es veterinaria y señala que sus colegas no tienen una amplia variedad de medicamentos disponibles para tratar ciertas enfermedades. Ella dice que si funciona, tiene el beneficio de la efectividad y los efectos secundarios mínimos.

Al momento de escribir, McGrath y otros están involucrados en una variedad de estudios. Estos incluyen la eficacia del CBD en el tratamiento de la OA en perros y gatos y la epilepsia en perros. Por desgracia, tendremos que esperar los resultados publicados.

¿El aceite de CBD es seguro para los gatos?

La respuesta es ‘sí’ según un informe de la Organización Mundial de la Salud de 2017. Un posible problema es un aumento de la fosfatasa alcalina (ALP). Es una enzima hepática, y los perros en dos de los estudios anteriores experimentaron un aumento en los niveles de ALP cuando se trataron con CBD. McGrath realizó pruebas para ver si los perros tenían insuficiencia hepática. Afortunadamente, sus pruebas no revelaron nada siniestro.

Aun así, McGrath no recomienda dar aceite de CBD a gatos o perros con problemas hepáticos conocidos. También es un hecho que el hígado metaboliza el cannabidiol . Como consecuencia, tampoco es aconsejable darle CBD a su mascota si ya está tomando un medicamento metabolizado por el hígado. 

Aunque el CBD parece tener un excelente perfil de seguridad, es una locura asumir que es 100% seguro. En casos raros, su gato podría sufrir efectos adversos como malestar gastrointestinal y sedación. Si esto le sucede a su mascota, suspenda el tratamiento de inmediato. Otros posibles efectos secundarios en los gatos incluyen presión arterial baja, boca seca y somnolencia.

Falta de regulación y legalidad

El aceite de CBD no está aprobado por la FDA, aunque dio su sello de aprobación a Epidiolex , derivado del cannabidiol. En un mercado no regulado, no se sabe lo que puede obtener. Le recomendamos que consulte nuestra página de revisión para obtener más información sobre las marcas de CBD más reputadas del mercado.   

Si desea permanecer en el lado derecho de la ley, concéntrese en los productos de CBD derivados del cáñamo. La ley federal establece que dichos artículos deben contener un contenido máximo de THC de 0.3%. Sin embargo, las leyes de CBD varían de estado a estado. En Idaho, por ejemplo, los productos de CBD no deben contener NINGÚN THC.

En lo que respecta a la salud de su gato, debe mantenerlo alejado del THC a toda costa. Si bien su gato no debe soportar muchos efectos adversos con el CBD, no es el caso con el compuesto intoxicante, el THC. Si bien es teóricamente imposible que un humano tenga una sobredosis de THC, sus mascotas son menos seguras.

¿Qué es la dosis letal?

En la actualidad, los científicos no pueden determinar la DL50 (dosis letal) de marihuana en los gatos. Un estudio de Fitzgerald et al., Publicado en Top Companion Animal Medicine , en febrero de 2013, analizó el envenenamiento por marihuana en las mascotas. Concluyó que la dosis letal mínima de THC en perros es de 3 gramos por kilogramo.   

Si bien esta es una dosis extremadamente alta, debe saber que si su gato o perro come accidentalmente un alimento comestible o inhala humo, podría sufrir efectos tales como:

  • Pérdida de coordinación
  •  Convulsiones con el potencial de caer en coma
  • Frecuencia cardíaca lenta
  • Vómitos
  • Depresion y ansiedad

Afortunadamente, los gatos son quisquillosos y tienen menos probabilidades de ingerir cannabis. Los gatos no son golosos naturalmente, ni se sienten atraídos por los brotes secos o las articulaciones sin terminar. Conocemos algunos casos de muertes de perros por ingestión de marihuana, pero no hemos escuchado el informe de un gato que fallece. 

Por lo tanto, el mayor enemigo son los productos de CBD de baja calidad. Si el aceite de CBD que compra para su gato contiene demasiado THC, sufrirán. Asegúrese de comprar de una marca que use cannabidiol de cáñamo industrial cultivado orgánicamente, si es posible.

¿Cuánto aceite de CBD darle a mi gato?

Vale la pena seguir el mantra ‘bajo y lento’ cuando se usa aceite de CBD para gatos. Como son significativamente más pequeños y livianos que los humanos, requieren mucho menos cannabidiol. Su primera acción debe consistir en pesar a su gato porque su tamaño determina la dosis correcta. Como regla general, para empezar, apunte a 0.1 – 0.5 mg de CBD por kilogramo de peso corporal.

Hemos leído cuadros que sugieren comenzar con 0.5 mg de CBD por dosis si su gato pesa cuatro libras . Las mascotas que pesan 30 libras pueden recibir 4 mg de CBD. También está el problema de la condición médica. Aquí hay una tabla rápida que detalla cuánto darle a su gato, dependiendo del problema.

Condición médica Dosis: Mg de CBD por kilogramo (dos veces al día)
Ansiedad 0.5mg
Convulsiones 0.5 – 3.0mg
Pancreatitis 0.1 – 0.5mg
Enfermedad inflamatoria intestinal 0.2mg
Asma 0.5mg
Infecciones del tracto respiratorio superior 5mg

Si usa aceite de CBD, tenga en cuenta que la afección demora hasta 30 minutos. Siempre es una buena idea realizar un ataque preventivo, dependiendo de la condición de su gato. Si su gato se pone ansioso durante una tormenta, por ejemplo, administre CBD cuando sepa que va a llegar el mal tiempo.

Las marcas de renombre que venden aceite de CBD para gatos incluirán un gotero conveniente con la botella. También ofrecen sabores que atraen a las mascotas, como pollo, carne de res y salmón. Agregue el aceite a la comida de su gato y asegúrese de que se lo coman todo. Si su gato parece disfrutar el aceite de CBD, puede intentar administrarlo directamente en la boca.

Maneras rápidas y fáciles de aliviar la ansiedad en los gatos

Quizás la razón principal por la que administraría aceite de CBD para gatos es reducir sus sentimientos de ansiedad o nerviosismo. Aunque el cannabidiol es potencialmente útil, existen otras formas de mantener a su gato relajado. Use estos trucos rápidos si se queda sin aceite de CBD y está esperando que llegue el próximo lote:

  • A los gatos les encanta esconderse y lo usan como mecanismo de defensa. Dele a su mascota varias opciones para asegurarse de que obtenga su sensación preferida de invisibilidad cuando está ansioso.
  • Asegúrate de darle a tu felino la opción de retirarse o participar. ¡Abrazarlos o acariciarlos contra su voluntad no ayuda en nada!
  • Pase tiempo de calidad junto con su amigo y realice las actividades que disfruta. Algunos gatos se ponen nerviosos simplemente porque están solos.
  • Deje que entre tanta luz natural como sea posible. Un número significativo de felinos disfruta viendo la vista desde afuera desde la seguridad del interior.
  • Lo creas o no, la música suave o clásica puede calmar a un gato nervioso. Dicho esto, descubrí que mi gato adoraba la canción Invisible Touch de Genesis.

Reflexiones finales sobre el aceite de CBD para gatos

Hasta la fecha, la mayor parte de la investigación sobre el aceite de CBD para mascotas gira en torno a los perros. Como resultado de ello, todavía no sabemos cómo se beneficia a los gatos. Sin embargo, los gatos tienen un ECS, por lo que lógicamente, el compuesto actúa de manera similar a como lo hace un humano. La calidad de todos los productos de CBD varía significativamente, así que asegúrese de elegir una marca de CBD de buena reputación.

Idealmente, la marca ofrece cannabidiol de cáñamo cultivado orgánicamente y tiene el Certificado de Análisis y pruebas de laboratorio de terceros para probar el contenido del aceite. Finalmente, asegúrese de consultar con un veterinario antes de administrar aceite de CBD a su gato. ¡Es mucho mejor hablar con un experto en animales en lugar de seguir el consejo de un dispensario!  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *