Blog

Aceite de CBD para dormir

El cannabidiol también llamado CBD es uno de los compuestos que conforman a la familia de los cannabinoides, los cuales son sustancias químicas que se unen a los receptores a nivel del Sistema Nervioso Central y regulan muchas funciones entre ellas las relacionadas al dolor, ansiedad, estrés y patrones de sueño.

Para aquellos de vosotros que tiene problemas de insomnio, escuchar a personas que tienen un sueño normal es causa de envidia y celos, sobre todo si habéis probado varias alternativas como ejercicio regular, meditación, hábitos de dormir sólidos, por nombrar algunos. Muchos de estos métodos funcionan, pero la mayoría de ellos son por un tiempo limitado o en aquellos períodos donde vuestra mente esta calmada y sin mucha actividad diaria. Los tratamientos farmacológicos ya sean para mejorar el sueño o para reducir la ansiedad son efectivos, pero muchas veces os puede hacer sentir como “zombis” durante el día, lo cual tampoco es beneficioso.

Al igual que son las otras alternativas, al comenzar a consumir aceite de CBD es posibles que durmáis mucho mejor las primeras noches y es que, vuestra ansiedad y emoción por conseguir sueño os va a jugar a favor. Sin embargo, los usuarios han reportado que las noches de sueño continúan y no paran al consumir CBD y lo mejor es que se levantan con ánimo, descansados y listos para empezar un nuevo día con sus actividades. Es decir, no es de estos tratamientos que “obliga” a tener los ojos cerrados pero la actividad cerebral sigue, lo que os hace levantar cansados.

Si estáis buscando una alternativa para mejorar vuestro sueño, el aceite de CBD os puede resultar como una alternativa natural, no adictiva y que, además, ayuda a aliviar la ansiedad y el estrés. Lo más importante es que no comencéis la terapia sin la consulta a vuestro médico.

¿Qué son los cannabinoides y cómo regulan el sueño?

Los cannabinoides son compuestos químicos que se unen a ciertos receptores y actúan como mensajeros químicos y aunque no se ha comprendido del todo como el sistema endocannabinoide y el CBD funcionan, se sabe que existe interacción con proteínas y células cerebrales.

Los investigadores han demostrado que el sistema endocannabinoide juega un papel en el mantenimiento de ciertas funciones corporales tal como el humor, la ansiedad, el apetito y la regulación del ciclo circadiano. Aún no se tiene claro si el CBD interactúa directamente con receptores que están específicamente relacionados y afectan al ciclo del sueño, pero se ha comprobado que disminuye la ansiedad, el dolor y el estrés, lo cual en definitiva es una forma de restituir el sueño.

Un estudio científico publicado y llevado a cabo entre junio 2016 y mayo 2018, tomó 490 personas que estaban padeciendo de insomnio. Se les solicitó a las personas que puntuaran sus síntomas del insomnio del 1 al 10, siendo 10 la escala más alta, el promedio al arrancar el estudio fue de 6,6.

Los pacientes fueron tratados usando flores de cannabis inhaladas ya sea por vapor, pipa o porro. Se limitó el contenido de THC (sustancia responsable de causar adicción y os da la sensación de “estar colocados”) y las dosis o potencia del CBD estuvieron por el 5,7%, en promedio, siendo 30% la potencia más alta. Luego del tratamiento, los pacientes puntuaron los síntomas de insomnio en un 2,2.

La limitante que tiene este estudio es que, al administrarse la flor del cannabis, no se conoce cuál de todos los cannabinoides estuvo involucrado o si es una sinergia entre todos, es decir, no esclarece que el efecto sea exclusivo del CBD. N obstante, es una buena forma de comenzar y como este podéis encontrar muchos más estudios en la web.

¿Cómo consumir el CBD para dormir?

En primer lugar, el CBD proviene de la Cannabis sativa pero la variedad denominada cáñamo, que contiene un contenido de THC nulo o por debajo del 0,3%.

El CBD lo vais a encontrar principalmente bajo la forma de aceite, pero con diferentes maneras de consumo. Las más habituales son:

  • Golosinas masticables: Es una forma bastante divertida, entretenida y discreta de consumir el CBD y es que los fabricantes han decidido colocar un poco de aceite de CBD en las gominolas de ositos. Dentro de las golosinas la concentración de CBD suele expresarse en mg por cada porción consumida.
  • Vapeo: El extracto de CBD puede ser usado para vaporizar dentro de vuestro vaper, al calentarse crea el vapor requerido para inhalar y que realice el efecto. Los aceites de CBD para vapear os deben declarar la concentración dentro del extracto y vosotros vais a ir controlando la dosis a consumir por medio del vaper.
  • Tinturas: El CBD también puede venir en tinturas. Un par de gotas pueden administrarse en las bebidas o bajo la lengua para que ejerzan su efecto. Muchas veces es difícil determinar la dosis de CBD a administrar, pero os dejamos una sencilla guía matemática para que sepáis cuanto CBD hay en una gota:

Supongamos que el frasco os declare 50 mg de CBD contenidos en 20 mL. Una gota son aproximadamente 0,05 mL por tanto, cada gota de la tintura va a contener 0,125 mg, si vuestra dosis es de 1 mg vais a requerir 8 gotas.

Debéis tener mucha precaución a la hora de adquirir el aceite de CBD, los comentarios de las personas y la reputación del vendedor son fundamentales y, la etiqueta os debe declarar cuanto THC contiene el producto (por debajo de 0,3%).

Las dosis a usar de CBD y el tiempo de administración va a depender de muchos factores. Siempre es recomendado que empecéis por la dosis más baja disponible y bajo asesoría médica. Los primeros días vais a tener que estar pendiente de cambios en factores como el peso corporal, la química de vuestro cuerpo y el estado de ánimo, pero en general, el CBD es una sustancia bastante noble y bien tolerada por el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *