Blog

5 razones para agregar CBD a la rutina de suplementos

Agregar CBD a la rutina de suplementos: El CBD es el nombre bajo el cual es conocido el cannabidiol, uno de los más 100 cannabinoides que son las sustancias que se encuentran dentro de la planta de Cananbis sativa L.  Si el nombre de esta planta os es familiar es porque ésta es la planta comúnmente conocida como marihuana. No obstante, no os asustéis ni caigáis en pánico, el CBD no causa los efectos de “estar colocados” y es considerada una sustancia legal en muchos países.

El THC o 9-delta-tetrahidrocannabinol, es el cannabinoide asociado a los usos recreacionales de la marihuana, es decir este es el compuesto que debéis evitar para no terminar drogados con el consumo de los cannabinoides.

Los cannabinoides son sustancias que interactúan con el sistema endocannabinoide que está presente en el cuerpo humano el cual contiene una serie de receptores, principalmente los CB1 y CB2, que otorgan diferentes beneficios. Aunque aún no se ha esclarecido si el CBD actúa específicamente sobre estos dos receptores, se conoce que si activa otros receptores y canales menos conocidos que al final son responsables por las propiedades que tiene asociada esta sustancia.

Este artículo os pretende dar un ligero resumen de todas aquellas propiedades o beneficios que se le han atribuido al CBD, hay muchas otras que podéis encontrar en la literatura. No obstante, os recomendamos no comenzar ningún consumo de sustancia ni empezar ningún tratamiento para enfermedades sin consultar previamente a vuestro médico.

Exactamente, ¿cuáles son los efectos del CBD?

El CBD también ha obtenido el mal nombre de “marihuana medicinal” y os decimos mal nombre ya que la marihuana como tal está asociada a altos niveles de THC y el nombre medicinal se da porque es otorgada a pacientes con cáncer o un dolor crónico muy severo. Sin embargo, el CBD no está para nada relacionado a estos efectos de “estar colocado” por lo cual asociarlo a la marihuana es erróneo. De hecho, la planta de donde proviene es llamada cáñamo y así se diferencian ambos tipos de sustancias, plantas y usos.

El CBD va a tener, por ende, efectos a nivel del Sistema Nervioso Central (SNC), actuando y modulando estados tales como estrés, ansiedad, dolor, entre otros que se le han atribuido. Por tanto, el CBD os puede ser efectivo para tratar las siguientes enfermedades o los trastornos que aquí os mencionamos:

1- El CBD es una sustancia muy alentadora para tratar la depresión y la ansiedad.

Posiblemente vosotros habéis escuchado sobre la molécula de la serotonina, esta molécula es un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo, vuestras interacciones sociales, el apetito, el sueño, el deseo y hasta la libido, y es comúnmente llamada una de las hormonas de la felicidad. La falta de esta sustancia en vuestro organismo está asociada a depresión y ansiedad. Los investigadores han encontrado que el CBD es capaz de activar los mismos receptores que la serotonina, lo que desencadena los mismos efectos positivos de la sustancia endógena, de allí que el CBD sea un potencial candidato para tratar a condiciones médicas relacionadas a la depresión y la ansiedad.

2- El CBD ayuda a tratar las adicciones

Ya os hemos comentado que la sustancia responsable de causar adicción es el THC. Se ha encontrado que el consumo concomitante del CDB junto a THC disminuye los efectos adictivos y psicoactivos de esta última sustancia; y este efecto posiblemente pueda se replicado en otras adicciones como la nicotina, el alcohol u otras drogas como la heroína.

Se realizó un estudio donde a personas se les otorgó CBD para inhalar contra placebo. Todos los participantes debían tomar una bocanada del inhalador cada vez que sintieran ganas de fumar. Al final del estudio, aquellos pacientes que estaban consumiendo CBD redujeron en un 40% sus ganas de ingerir cigarrillos en comparación a los que se administraron placebo.

Aunque la evidencia no es concluyente y definitiva, es algo bastante prometedor y esperanzador para ayudar a reducir los hábitos tabáquicos en las personas.

3- Mejoras en la piel y reducción del acné

El acné es un trastorno de la piel en el cual las células cutáneas, más específicamente los folículos pilosos, se tapan con grasa lo que origina la presencia de granos o espinillas. El CBD reduce efectivamente la cantidad de aceite que produce la piel y por ende regula la actividad de las glándulas sebáceas. Para aplicarlo, se tiene la alternativa del aceite de CBD que puede ser colocado de forma directa sobre la piel mediante cremas.

4- El CBD ayuda a dormir y evita el insomnio.

De los pocos efectos secundarios que han sido asociados al CBD está la somnolencia, de hecho, las personas que lo han consumido han reportado tener patrones de sueño más consistentes y regulares.

Así que, si estáis buscando mejorar vuestro patrón de sueño u obtener una noche de descanso y sueño reparador placentero, el CBD puede ser vuestra alternativa natural.

5- El CBD podría ayudar a la prevención del cáncer.

Cada vez que sale una nueva molécula, sus efectos sobre el cáncer es de los primeros que se estudian y con el CBD no ha sido la excepción. Existen muchos estudios alentadores y positivos en los cuales el CBD ha ayudado a reducir la actividad de las células tumorales, tiene propiedades para ayudar a eliminar o matar las células cancerígenas, inhibir el crecimiento tumoral o que estás células se propaguen por el cuerpo, así como ha demostrado tener efectos de protección frente al desarrollo de ciertos tumores.

Aunque esto es bastante positivo aún es temprano para dar una respuesta definitiva sobre los efectos del CBD en el cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *