Blog

5 drogas farmacéuticas que pueden ser reemplazadas por el aceite de CBD

El CBD, siglas por las cuales es conocido el cannabidiol ha aumentado la curiosidad científica por los avances y evidencias que se han descubierto en base a este compuesto, la mayoría de ellas anécdotas positivas de pacientes que han empleado los productos derivados del cannabis. Muchas son las evidencias actuales respecto a su beneficio terapéutico para aliviar el dolor, principalmente el crónico. Sin embargo, poco a poco se han descubierto otras posibles indicaciones en los cuales los medicamentos farmacológicos pueden ser reemplazados.

Es importante aclarar que este artículo en ningún momento pretende reemplazar la opinión de un profesional sanitario y el mismo brinda información, más no es un recurso para la automedicación. Ante cualquier presencia de molestia física, cambio de comportamientos, cambio en la medicación habitual o inicio de cualquier nueva terapia ante condiciones patológicas ya diagnosticadas, debéis consultar al médico cuya opinión es irremplazable.

Dentro de la planta del cannabis hay aproximadamente 110 sustancias cannabinoides, cuyo efecto al ser consumidas estimulan o ejercen acción a nivel del Sistema Endocannabinoide del organismo, entre las más conocidas y estudiadas hasta los momentos están el CBD y el THC, esta última sustancia es la responsable de los efectos psicoactivos y adictivos a los cuales se asocia el consumo ilegal de esta planta, pero vale la pena acotar que el CBD no posee estos efectos, de allí que su importancia sanitaria cada día cobre más relevancia.

El consumo del THC origina el efecto de “estar colocado” por alteraciones en la memoria, movimiento, coordinación, placer y percepciones del mundo real. Y aunque ha sido permitido en algunos países y bajo ciertas circunstancias para fines médicos gracias a sus efectos para tratar enfermedades como enfermedad de Crohn, glaucoma, dolor neuropático y crónico, esclerosis múltiple, fibromialgia, estrés post-traumático, entre otros, sus efectos psicoactivos y adictivos han limitado mucho su consumo y uso.

Estos efectos adictivos no se han conseguido con el uso del CBD, de allí que se crea que esta sustancia puede ser la solución y una alternativa natural terapéutica frente a muchos tratamientos farmacológicos. A continuación, se resumen 5 drogas farmacéuticas cuyo fin terapéutico puede ser reemplazado por el CBD:

1- Analgésicos

Al buscar referencias de efectos terapéuticos sobre el CBD su poder analgésico será de los primeros a encontrar y es que, principalmente en pacientes con cáncer se han realizado muchos estudios sobre cómo esta sustancia puede aliviar el dolor en la misma medida de las alternativas farmacológicas.

La acción se da gracias a que el CBD se une a los receptores CB1 y CB2 del cuerpo, originando esa sensación de alivio reduciendo el dolor crónico corporal.

2- Ansiolíticos

La ansiedad es otra de las respuestas fisiológicas reguladas por el sistema endocannabinoide y por tanto que puede ser controlada a través del consumo de CBD. Y aunque casi todas las personas soléis tener episodios de ansiedad al menos una vez en su vida, aquellas que tengáis trastornos de ansiedad se pueden volver incapaces de realizar tareas rutinarias y comunes para la mayoría de vosotros, de allí que sea necesario un tratamiento farmacológico. Estas drogas ansiolíticas han sido usadas durante muchos años; sin embargo, cuentan con la gran desventaja que tienen efectos secundarios que pueden hacer atentar a las personas incluso contra su propia vida, de allí que el CBD pueda ser una alternativa terapéutica bastante atractiva.

Es importante destacar que la ansiedad es un efecto que muchas personas han reportado tras el uso de la marihuana. Sin embargo, en este caso la diferencia está en que la marihuana usada como fines recreativos contiene altos niveles de THC, en lugar de CBD. De allí la importancia de conocer que se está consumiendo y siempre estar bajo la asesoría de un profesional sanitario.

3- Estimulantes

No son muchos ni muy graves los efectos secundarios reportados con el uso del CBD, en comparación a los reportados por los medicamentos tradicionales de allí parte del auge que actualmente posee. Muchos medicamentos para tratar trastornos como déficit de atención con o sin hiperactividad causan efectos secundarios importantes como hipertensión arterial, insomnio, nerviosismo, entre otros.

Gracias a su acción en el sistema endocannabinoide, el CBD puede ser usado como un estimulante para paliar los síntomas de ciertos síndromes o trastornos.

4- Antidepresivos

Una de las principales funciones del sistema endocannabinoide es la regulación del humor. De hecho, dentro de nuestro organismo se produce un endocannabinoide conocido como anandamida (N-araquidonoiletanolamida, AEA) nombre que obtuvo de una palabra en sánscrito que significa felicidad suprema. Muchos científicos asocian los efectos de esta sustancia producida naturalmente por nuestro organismo, con los efectos producidos por el THC, de allí que coloquialmente se le conozca como la marihuana natural del cuerpo.

El CBD como se ha comentado anteriormente no contiene los efectos nocivos del THC, sin embargo, también ayuda a regular el humor, aunque su acción pareciera estar más ligada a que ayuda a reducir el estrés crónico que a largo plazo no permite la producción de los endocannabinoides. También se ha descubierto que este efecto antidepresivo es más fuerte en aquellos pacientes que no son consumidores habituales de estas sustancias.

5- Somníferos

Y tras mencionar las propiedades relajantes, analgésicas y sedantes del CBD no es de sorprenderse que esta sustancia también ayude a conciliar el sueño. Estudios han reseñado que las personas logran quedarse dormida por mayor tiempo tras el consumo de CBD y lo mejor del caso es que no se obtienen los efectos de aturdimiento ni los otros efectos secundarios provenientes tanto del THC como de los medicamentos farmacológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *