Blog

3 Razones para dejar de fumar y comenzar a vapear con Cannabis medicos.

El vapeo se ha convertido en una práctica muy popular y de moda en los últimos años y es que incluso muchos de vosotros que eran fumadores habituales del Cannabis se han cambiado a la práctica del vapeo y no es algo de extrañar, considerando que el vapear os otorga más beneficios y es menos perjudicial para vuestra salud que un porro o un cigarrillo. Así que, para el consumo del cannabis, la práctica del vapeo gana cada día más popularidad.

La planta del cannabis como tal, principalmente la especie Cannabis sativa L., tiene un montón de beneficios médicos para vuestra salud, mención especial al cáñamo, una especie que contiene CBD entre sus componentes y aunque la evidencia científica aún no es concluyente y los gobiernos y muchos medios de comunicación no han querido reconocerlo abiertamente, las anécdotas de los pacientes que han consumido esta sustancia son realmente inspiradoras y positivas, así que hay cosas que no se pueden ocultar por mucho tiempo, una vez que han salido a la luz pública.

Aquí os presentamos tres de las mayores razones que deberéis considerar para que os cambiéis de fumar cannabis a vapearlo.

1- No vais a consumir sustancias dañinas para vuestros pulmones y organismo en general.

El encender un cigarrillo, porro o cualquier otro medio que requiera combustión directa es peligroso y dañino para vuestras vías respiratorias y si, en este punto podéis estar pensando en los cigarrillos que ya se conoce tienen cientos de químicos en su interior, pero resulta que incluso los porros que armáis en vuestra casa también son dañinos para vuestro sistema respiratorio, aunque no contengan los mismos químicos del cigarrillo.

Al hablar de fumar cannabis las opiniones están divididas entre los círculos de expertos y de investigadores. Algunos investigadores aseguran que encender un porro es el equivalente a fumar 20 cigarrillos, mientras otros han probado que una fumada de cannabis casual no es peligrosa para los pulmones.

De cualquier manera, siempre que exista humo y fuego involucrado, va a existir alquitrán de hulla y otras sustancias peligrosas que deberéis evitar, porque al momento del encendido del papel hay alrededor de 100 sustancias que son liberadas y muchas de ellas son tóxicas.

En el vapeo no hay combustión, no hay humo y fuego sino vapor y calor, por lo cual estas sustancias tóxicas no son liberadas. De allí que, se hayan incrementado el número de usuarios pues estáis eliminando parte del daño que causa el fumar. Si vosotros colocáis el CBD dentro del vaper, el dispositivo se comienza a calentar por medio de una resistencia, lo que calienta gradualmente a la sustancia y se produce el vapor que vais a inhalar y a disfrutar con todas las ventajas que el CBD os ofrece; un vapor cargado de cannabinoides y terpenos preparados para hacer ese efecto beneficioso a vuestro organismo a través de los pulmones. Como podéis ver el solo leerlo, os da una sensación más ligera y tenue que el encendido del porro, que es más áspero.

2- Seréis discretos.

De por si el cannabis es una planta muy aromática gracias a los terpenos que contienen. Los terpenos son compuestos presentes en muchos organismos vivos, entre ellos el cannabis y son compuestos orgánicos aromáticos y volátiles, así que al generar el calor (por resistencia o por fuego) el olor característico de la hierba va a salir.

Y os podéis estar preguntado en este momento, ¿si igual va a oler a hierba porque me decís que vapear es más discreto? Bueno en primer lugar, el olor es significativamente menor a que si lo fumáis, los vapers además contienen aromas y sabores que ayudan a disimular el olor, lo cual también es excelente para cuando estéis en espacios públicos.

Gracias a que el humo del vapeo es menos denso y menos fuerte que el del cigarrillo, el olor va a desaparecer en unos 10 minutos en un espacio cerrado, en comparación a las horas que puede tardar en desaparecer si encendéis un porro.

3- Vuestro bolsillo os va a agradecer

Inicialmente, el vapeo representa una inversión considerable, pero al largo plazo es una manera de ahorrar dinero y cannabis. Y aunque es cierto que los cartuchos de vapeo no son económicos, ellos tienen una alta durabilidad en el tiempo y lo mejor es que podéis controlar la cantidad de cannabis que usáis por lo cual es más rendidor, vais a usar menos cannabis y obtener la dosis efectiva. La dosis y su control va a depender de vuestro vaper, pero os aseguramos que vais a necesitar menos cantidad de cannabis que si enrolláis el porro.

Además, al encender un porro, el proceso de combustión hace que el cannabis se gaste mucho más rápido, es un proceso agresivo donde toda la materia orgánica se consume de una sola vez. El vapeo al ser una práctica más sutil en su método de calentamiento, permite sacarle el máximo provecho a la sustancia, es decir es como si vosotros exprimieras hasta la última gota de cannabis presente.

En resumen, el vapeo es un método más placentero, sano y efectivo y si, de consumir cannabis se trata no vais a tener que dañar vuestro cuerpo ni salud en general. Al vapear podéis decidir si queréis o no consumir nicotina, lo cual también es beneficioso para aquellos de vosotros que además de consumir porros, consumen cigarrillos, con una sola práctica podéis tener lo mejor de ambos mundos y controlarlo según vuestras necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *